«Estados Unidos lleva bastante tiempo interfiriendo deliberadamente en los asuntos internos de otros países en nombre de la democracia y los derechos humanos. Esto ha creado muchos problemas en el mundo y, en algunos casos, turbulencias y conflictos», dijo Wang durante una amplia conferencia de prensa celebrada paralelamente a la cuarta sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional.
 
 
El canciller chino agregó que «es importante que EEUU lo reconozca lo antes posible». «De lo contrario, el mundo distará mucho de la tranquilidad», advirtió.
 
 
Refiriéndose a las relaciones entre China y EEUU, Wang indicó que, como países con diferentes sistemas sociales, tienen naturalmente sus diferencias y desacuerdos.
 
«Lo que más importa es gestionarlas de forma eficaz mediante una comunicación sincera para evitar errores de cálculo estratégicos y evitar conflictos y confrontaciones», enfatizó.
A juicio de Wang, la cooperación debería ser el objetivo principal tanto para China como para EEUU en beneficio de ambos países y del mundo entero.
 
El ministro recordó que los presidentes Xi Jinping y Joe Biden mantuvieron el pasado mes un profundo intercambio de opiniones y señalaron el camino a seguir para reencauzar las relaciones bilaterales hacia un desarrollo constante y saludable.
 
 
Wang expresó la disposición para dar seguimiento a los resultados de aquella conversación telefónica y la esperanza de que EEUU se mueva en la misma dirección y elimine cuanto antes todos los obstáculos para la cooperación bilateral.
 
El diplomático defendió la política de Pekín con respecto a Hong Kong, al afirmar que «nadie se preocupa por la democracia, la continua estabilidad y la prosperidad de Hong Kong más que el Gobierno Central de China».
 
«El movimiento de Hong Kong del caos a la estabilidad sirve plenamente a los intereses de todas las partes. Proporcionará salvaguardias más sólidas para proteger los derechos e intereses de los residentes de Hong Kong y los intereses legítimos de los inversores extranjeros», resaltó Wang.
Con respecto a Taiwán, el ministro señaló que «el principio de ‘una sola China’ es la base política de las relaciones chino-estadounidenses». «Es la línea roja que no se debe sobrepasar. El Gobierno de China no tiene un margen para compromisos y concesiones en lo que se refiere al asunto de Tawán», dijo.
 
 
(Sputniknews)
Comentarios Facebook