Habitantes de Aberdeen, Escocia, amanecieron conmocionados el pasado 3 de marzo, cuando vieron llegar una unidad de médicos forenses a la casa de Christina Malley en Allison Close, quien fue hallada muerta luego de haber pasado 12 años.

Malley, de 80 años, fue hallada por unas enfermeras que se extrañaron de la no asistencia de la anciana a su cita para vacunarse contra la COVID-19.

Lo más extraño es que los vecinos desconocían de la existencia de ella, ya que la casa estaba habitada por su esposo, quien decía que ella estaba de vacaciones.

“He vivido frente a ellos durante años y ni siquiera sabía que ella vivía allí”, dijo uno de los vecinos.

La policía forense de Escocia empezó la investigación y determinó que la mujer llevaba por lo menos 12 años muerta.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook