La expresidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, fue trasladada a una sede policial y en ese lugar espera la audiencia cautelar en la que un juez definirá su situación, es decir, si la dejan en detención preventiva o le otorgan la libertad. 

En la fotografía que circula en redes sociales, se le ve vestida de negro, cubierta parte de la cara con un tapaboca y sentada en una silla, rodeada de una máquina de escribir, papeles y otros implementos característicos de una oficina policial.  

Áñez fue arrestada la madrugada de este sábado por sus vínculos con el golpe de Estado cometido contra el exmandatario Evo Morales, ocurrido en noviembre de 2019. 

Este viernes -12 de marzo- la Fiscalía Departamental de La Paz, Bolivia, emitió una orden de aprehensión contra la expresidenta de facto y varios de sus ministros acusados de los delitos de “terrorismo, sedición y conspiración». 

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook