A juicio del filósofo y comunicador Miguel Ángel Pérez Pirela, “Brasil en estos momentos es una bomba de tiempo bacteriológica”.

La afirmación la hizo durante la transmisión de este martes 16 de marzo de su programa Desde donde sea, que se emite de lunes a viernes a las 7:00 de la noche a través de las redes sociales de LaIguana.TV, en el cual analizó la situación de la pandemia en el llamado Gigante del Sur.

Destacó que el día de hoy la vecina nación “supera por primer vez las dos mil 300 muertes diarias por covid-19 y, desgraciadamente, bate un nuevo récord. Esto es una noticia que nos atañe y preocupa a todos porque además se trata de una variación de la llamada ahora cepa brasileña, que es más agresiva en contagios y mortalidad, sobre todo en gente joven. Brasil se convierte en el actual epicentro global de la covid-19 con estas dos mil muertes solo en 24 horas. Estamos hablando de un nuevo récord diario de víctimas desde que empezó la cuarentena, que ya deja más de 281 mil fallecidos y 11.6 millones de contagios, solamente en Brasil”.

En este sentido, añadió que esta nación se “convierte en un peligro mundial. No quiero estigmatizar a nuestro país hermano, pero se trata de explicar los peligros que esta nueva cepa brasileña representa para la humanidad”.

Aclaró que la aparición de esta variante coincide con una especie de libertinaje sanitario permitido por el presidente Jair Bolsonaro: «Cuando ustedes mezclan una total irresponsabilidad con un proceso de vacunación, existe la posibilidad cierta de que haya mutaciones del virus”.

Recordó que en días recientes Estados Unidos reconoció que, durante su mandato, el expresidente Donald Trump obligó a Jair Bolsonaro a no adquirir la vacuna Sputnik V.

“Todo inicia con que Estados Unidos y, el hermano gemelo de Bolsonaro, Trump comenzó por imponerle acciones irresponsables y Bolsonaro las cumplió al pie de la letra. El Departamento de Salud de Estados Unidos confirmó públicamente que Trump presionó a Brasil contra la compra de la vacuna rusa anti-Covid Sputnik V. Aquí comienza la historia del debacle sanitaria en Brasil”, señaló.

Pérez Pirela afirmó que “en medio de una pandemia, de una magnitud que no habíamos conocido desde hace más de 100 años, Estados Unidos ordenan de forma irresponsable no aplicar medidas como la vacuna más eficaz, lo dice la revista científica The Lancet, porque esto le daría ventaja estratégica a Rusia en la región y esto atentaría, supuestamente, contra la seguridad de Estados Unidos. Al acatar Bolsonaro esta locura, el pueblo brasileño, Latinoamérica y el mundo entero está en vilo por la nueva cepa brasileña. Cuando los Estados Unidos habla de su seguridad o que algo atenta contra su seguridad, agárrense, y se lo decimos desde Caracas, Venezuela, donde nos han decretado una amenaza y con esa excusa el afrodescendiente Barack Obama nos bloqueó y sus sucesores siguen golpeándonos en nombre de su seguridad”.

Con respecto al temas de las vacunas, el también escritor y analista aseveró: “El 17 de enero de 2021, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil, el órgano regulador, aprobó el uso de dos vacunas de emergencia contra la covid: La de la Universidad de Oxford, Aztraseneca, y la china, la Sinovac. 13 meses después de la pandemia, el pasado 12 de marzo, firmó un contrato para comprar 10 millones de vacunas rusas. ¿Tarde? ¿Serán suficientes dosis tomando en cuenta la cantidad de población de Brasil?”.

Explicó que “Brasil podría convertirse en una amenaza no solo para Latinoamérica, sino en una amenaza mundial” y detalló que “más de un año después que se registrara el primer caso, el país está al borde del colapso y puede convertirse en una amenaza para la humanidad. Esto no lo digo yo, esto lo dice el analista Esteban Actis para el medio internacional Sputnik. Aunque la población de Brasil representa menos del 3 por ciento de la población, los 11.3 millones de casos de covid y las 300 mil muertes representan el 9.5 y el 11.3 por ciento del total, respectivamente. Números brutales. Que Brasil represente casi el 10 por ciento de las infecciones y el 11.3 del total de las muertes a nivel planetario es alarmante».

«Día a día Brasil rompe los récords de casos nuevos y también de muertes y ha dejado en colapso al sistema de salud casi total de la mayoría de los estados y de los municipios. Las razones por las que Brasil está enfrentando el peor escenario desde el inicio de la pandemia son variopintas. Primero, una nueva cepa muy contagiosa; segundo, factores estructurales y materiales; y tercera, principalmente, y entramos en ese difícil límite entre las consideraciones sanitarias y las consideraciones políticas de Bolsonaro”, añadió.

Pérez Pirela detalló que “la variable P1, surgida en la cuidad de Manos, Amazonas, a finales de 2020; es de 1.4 a 2.2 veces más contagiosas que las encontradas anteriormente en Brasil y de 25 a 61 por ciento más capaz de reinfectar, es decir alguien que tuvo la covid puede repetir”.

Recordó además que desde el principio de la pandemia, el mandatario carioca ha apostado por la economía, en detrimento de la salud del pueblo de esa nación.

“La verdad es que esto es un tema científico que debe ser abordado de forma médica, objetiva, y cuando uno ve surgir presidentes como Donald Trump, en Estados Unidos, y Bolsonaro, en Brasil, que dicen que eso no es su problemas, este termina convirtiéndose en un problema para la humanidad toda”.

“¿Qué es lo que más nos preocupa?, que toda esta irresponsabilidad llevó a que una cepa muy peligrosa, que está en Brasil, que nació en Brasil, ahora esté amenazando a la región y al mundo todo”, indicó.

Señaló las advertencias que han hecho expertos en la materia, quienes han indicado que el Gigante del Sur “corre el riesgo de convertirse en caldo de cultivo para cepas más potentes. Es decir, el peligro no ha terminado. La OMS (Organización Mundial de la Salud)  advierte que representa un peligro para toda Latinoamérica y las vacunas por si solas puede no ser suficientes para sortearlas”.

“¿Las vacunas existentes funcionarán con esta nueva cepa brasileña? Lo cierto es que mientras la región está lejos de lograr la tan querida inmunidad colectiva con la vacunación, Brasil se está encaminando a ser la quimera de nuevas variantes del Sars Cov2. Aquí radica el peligro fundamental del que estamos hablando”, afirmó.

El conductor de Desde donde sea precisó que si se mantiene en el tiempo el aumento de contagios en Brasil, existen grandes probabilidades de que se den más cantidad de variables que reduzcan la efectividad de las vacunas anti-Covid. “Estamos hablando de poner en entredicho la efectividad de las vacunas que tanto costó producir”.

Destacó que en Venezuela, nación que gracias a las medidas aplicadas por el Gobierno ha mantenido a raya esta enfermedad y se ha ubicado como uno de los países que menor número de contagios registrados, “estamos muy pero muy preocupados” y apuntó que nuestro país no ha logrado acceder a mayor número de vacunas debido a que “el Reino Unido tiene secuestrado el dinero del Estado venezolano”.

Pérez Pirela recomendó a sus seguidores aplicar las medidas sugeridas por la OMS. “La solución más importante que tenemos es mantener la cuarentena, usar el tapaboca, lavarse las manos y mantener el distanciamiento social”.

“Para Bolsonaro la vida no cuenta, cuenta la economía, sino la gente se va a deprimir. No la gente no se va a deprimir, se va a morir”, señaló.

“Bolsonaro es un genocida. ¿Se merece Brasil a este señor?, ¿se merece Latinoamérica a este señor que puso allí Estados Unidos? Se puso preso, de manera injusta, a Lula y miren lo que está pasando Brasil y a todos nosotros. Bolsonaro se ha convertido en un arma de destrucción sanitaria masiva ¿Cuán caro costó que Lula no fuese presidente de Brasl? ¿Cuán caro nos está costando a la humanidad toda?», comentó.

Fármacos sin garantías

Otro punto tratado durante el espacio Desde donde sea fue el gasto millonario del Ejecutivo brasileño para producir y distribuir pastillas para la malaria sin estas tener una efectividad comprobada contra el coronavirus. “Sin embargo el Presidente lo respaldó”, subrayó el filósofo.

Apuntó que de manera irónica este mandatario ha señalado que su país es ejemplo mundial de la lucha contra la covid: “Brasil vive en este momento el peor momento de la pandemia. Esto está apenas comenzando”.

“La debacle en la gestión de la pandemia también tiene un correlativo político. Brasil lleva cuatro ministros de salud en este último año de pandemia”, recalcó.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook