En el criterio del filósofo y comunicador venezolano Miguel Ángel Pérez Pirela, la «principal piedra de tranca» para la oposición la constituye Juan Guaidó y no el presidente Nicolás Maduro o cualquier otra figura del chavismo y ello es así porque el exdiputado «no deja avanzar nada que no sea monopolizado por él» o «por Leopoldo López».

Pérez Pirela contrapuso esta opinión a una carta abierta firmada por varias decenas de opositores en la que se le demanda a Guaidó que abandone el camino abstencionista y encabece el retorno de este sector a las arenas electorales, que fuera referida por Ociel Alí López en un artículo de opinión de su autoría publicado por RT.

Desde su punto de vista, lo que la oposición critica a Guaidó es su lógica egoísta, según la cual «o es él –Guaidó, es decir, Leopoldo López– o no es nadie», con lo que se deja «de lado toda posibilidad en la oposición venezolana de un recambio, de un cambio político», pese a su manifiesta incapacidad incluso para liderar a la derecha local, a lo que se suma que el exparlamentario tiene entrampada a la oposición con equilibrios precarios internacionales y financieros para que no pase nada sin él».

El también director de LaIguana.TV destacó que un efecto –acaso no buscado– de este juego político es que, en la actualidad, Juan Guaidó es «el más grande aliado» del presidente Nicolás Maduro, puesto que sus acciones detienen o frenan significativamente «todo movimiento dentro de las filas de la oposición».

Regresando al artículo de Ociel López, el analista recuperó las declaraciones de «Chúo» Torrealba, excoordinador de la desaparecida Mesa de la Unidad Democrática y artífice de victorias electorales «importantes» para la oposición», en las que sostuvo que era el momento de «acabar con la intoxicación de la salida a la fuerza».

Sobre el punto, comentó que el presidente Nicolás Maduro no saldría del poder por la fuerza sino a través de votos, «como cualquier otro presidente en una democracia», pero esta alternativa está descartada por Leopoldo López y Juan Guaidó, quienes no desean medirse en elecciones y esgrimen excusas en las que se critica al Consejo Nacional Electoral, en un intento por justificar su negativa.

Para concluir su reflexión, recordó que Guaidó –junto a otras figuras desconocidas dentro de la política nacional– fue electo diputado en 2015, en unos comicios en los que la oposición obtuvo la mayoría, con una campaña engañosa en la que se ofreció que se acabaría con las colas.

Sin embargo, esta estrategia derivó en que a la Asamblea Nacional llegó «gente desconocida que planteó este desastre y una especie de cambio generacional en la oposición, que lo que hizo fue terminarla de destrozar», finalizó el comunicador.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook