El embajador de Rusia en EEUU declaró que ambos países deben centrarse en tratar de solventar desafíos comunes, en lugar de enfrascarse en discusiones.

Anatoli Antónov sostuvo una reunión el jueves con los miembros del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma rusa (Cámara Baja del Parlamento) y al término de la misma manifestó que los lazos Moscú-Washington están en su nivel más bajo, pero que se deben enfocar en temas medulares.

“No tenemos tiempo para peleas (con EEUU), necesitamos ocuparnos de tareas concretas, contrarrestar los desafíos y las amenazas comunes que, lamentablemente, son muy numerosos”, manifestó.

El embajador ruso en Estados Unidos fue llamado a consultas la semana pasada tras unas declaraciones injuriosas del presidente de EEUU, Joe Biden, contra su homólogo de Rusia, Vladimir Putin.

“Me han convocado para analizarlas (cooperaciones bilaterales), hablar de su futuro, ver qué es lo que debemos hacer para que no se precipiten a un abismo. Esa situación no responde a nuestros intereses”, recalcó Antónov.

Biden tachó de “asesino” a Putin en una entrevista concedida a una cadena local estadounidense en la que también advirtió que el líder ruso “pagará un precio” por su supuesta intromisión en las elecciones presidenciales de 2020, eso sí, sin que llegase a aportar prueba alguna.

El mandatario ruso no tardó en reaccionar, le deseó buena salud a Biden y le dejó claro que “el asesino es el que acusa a los demás de ser un asesino”, además de ofrecer el inicio de conversaciones sobre las relaciones bilaterales y resolver los conflictos en línea.

Las tumultuosas relaciones entre Washington y Moscú se encuentran en su punto más bajo desde que la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) diera paso a la Federación Rusa en los años 90. De hecho, el distanciamiento entre ambas naciones se dio en la era del expresidente norteamericano Barack Obama y a partir de allí la situación se ha ido agravando.

(HispanTV)

Comentarios Facebook