Los directores ejecutivos de Twitter, Facebook y Google reconocieron recientemente el papel que jugaron las señaladas plataformas, en lo hecho ocurridos el pasado 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos, cuando grupos pro Trump ingresaron de forma violenta a dicha instalación.

Así lo señalaron durante su comparecencia ante el parlamento gringo donde se investiga su responsabilidad en los citados acontecimientos, que dejaron como saldo cinco personas muertas, entre ellas un policía, y decenas de heridos.

El director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, admitió este jueves 25 de marzo durante su comparecencia virtual ante el Comité de Energía y el de Comercio de la Cámara de Representantes, que la plataforma que dirige desinformó a sus usuarios sobre los eventos que derivaron en el ataque al Capitolio.

Al ser consultado por los congresistas sobre si las redes sociales y buscadores eran responsables de lo ocurrido por la difusión de noticias falsas, Dorsey respondió de forma afirmativa.

Por su parte Mark Zuckerberg, director de Facebook, intentó evadir su respuesta y señaló que “cumplieron con su trabajo para garantizar la integridad de las elecciones”. Sin embargo, debido a la presión de los parlamentarios para que respondiera sí o no optó por guardar silencio.

Mientras que Sundar Pichai, jefe de Google, también evadió dar una respuesta afirmativa y optó por señalar que ellos son solo “un grupo de humanos que queremos mejorar el mundo que nos rodea para todas las personas”.

Según citan medios internacionales, el congresista demócrata Mike Doyle acotó durante la interpelación que “vimos cómo sus plataformas eliminaban contenido terrorista del Estado Islámico. Disponen ustedes de los medios, pero siempre terminan eligiendo los beneficios económicos antes que la seguridad y el bienestar de sus usuarios, nuestra nación y nuestra democracia”.

Por su parte, la bancada republicana criticó la censura de la que es objeto el expresidente Donald Trump y criticó que estos servicios digitales censuren a quienes tienen una manera de pensar.

“Somos plenamente conscientes de la creciente censura que las grandes tecnológicas ejercen sobre las voces conservadoras y sobre su compromiso con la izquierda radical para servir a sus intereses”, señalaron.

Cabe recordar que el pasado 6 de enero, día el que el entonces vicepresidente Mike Pence certificaría ante el Congreso de EEUU el triunfo de Joe Biden en las elecciones del 3 de noviembre de 2020, un grupo de simpatizantes de Donald Trump se congregaron en el lugar para impedirlo.  

En reiteradas oportunidades el exmandatario había intentado justificar su derrota en los comicios, alegando un supuesto fraude que aún no ha podido demostrar.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook