Credit Suisse, un banco de inversión que a menudo publica pronósticos económicos de países y regiones, aseguró que la economía venezolana crecería 4% en 2021. De resultar cierta esta predicción, sería la primera vez desde 2013 que Venezuela registra un saldo económico positivo.
 
En la publicación, que fue compartida por Joshua Goodman, corresponsal de The Associated Press para América Latina, se subraya que su pronóstico no está sustentado en la posibilidad de que los aumenten los precios en el mercado petrolero y, por lo contrario, se atribuye el vaticinio optimista a la «relajación de los controles» por parte del gobierno del presidente Nicolás Maduro, los cuales han permitido la reactivación de la actividad económica en el país. «El crecimiento de este año NO es solo un rebote muerto», se afirma en el reporte. 
 
Así, explican que, de acuerdo con sus estimaciones, «Venezuela tendrá su primer crecimiento real de PIB desde 2013. La reanimación de la demanda doméstica, que hemos estado notando desde hace ya un tiempo, está comenzando a ser evidente en la data. Venezuela es un país con grandes crisis en muchos frentes y con algunas de las condiciones de vida más difíciles de América Latina. Sin embargo, el PIB –tamaño de la economía– muestra números, no emociones«.
 
De otra parte, si bien Credit Suisse señala que la alta inflación es una realidad, su impacto sobre la vida cotidiana ha disminuido, en buena medida porque la mayor parte de las transacciones cotidianas –proyectan que cerca del 90% y refieren que el año pasado encuestadoras locales indicaron que correspondía al 70%– se realiza en monedas extranjeras. 
 
«Sin embargo, asumimos una inflación mensual de aproximadamente 40%, para una proyección de inflación anualizada de 4.700%, superando el 3.000% para diciembre de 2020″, añaden al respecto»
 
De momento, en su criterio, «lo que vale la pena resaltar», es que «la relajación de controles y el uso masivo de otras monedas en las transacciones del día a día ha revivido la actividad económica, así sea solo un poco».
 
Con respecto a la vuelta a la normalidad prepandémica, la institución financiera proyecta que pese a las aparentes dificultades que tendría el país para adquirir vacunas, ello ocurriría en 2022, lo que abonaría a la continuidad del escenario económico favorable previsto para el año en curso.  
 
(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook