Julio León Heredia, gobernador del estado Yaracuy, informó el pasado 2 de abril que tras labores de inteligencia, las autoridades lograron incautar un lote de armas de guerra, así como municiones, en una casa que funcionaba como tienda ilegal para la venta de armamento en la ciudad de San Felipe.

En su programa semanal, Heredia precisó que durante el allanamiento de la vivienda, ubicada en el sector Altos de Yurubí, se retuvieron un fusil R15 calibre 5.56, cuatro escopetas Calibre 12, dos rifles calibre 22, 60 municiones para fusil calibre 5.56, 23 cápsulas calibre 12, una mira óptica, tres cargadores para fusil R15, dos cargadores para pistola calibre 9 mm y un cargador de pistola calibre 357.

El 1 de abril, el mandatario regional publicó en su cuenta de Instagram un video corto en el que se muestran los pertrechos de guerra incautados en el procedimiento. Según dijo, estos «podían ser usados por bandas delictivas».

El funcionario no reveló más detalles, aduciendo que las investigaciones todavía están en curso, pero sí dijo que los procedimientos se llevarán «hasta las últimas consecuencias» y los responsables, «caiga quien caiga», serán llevados ante la justicia.

De otro lado, el comandante de la policía regional, Emilio Rojas, indicó en un boletín de prensa de la Gobernación de Yaracuy al que tuvo acceso el diario Últimas Noticias, que el propietario del arsenal sería un militar de alta gradación apedillado Gil Camacaro, quien habría sido el encargado de ofrecerlas para la venta.

Asimismo, Rojas informó que en el operativo las autoridades detuvieron a un hombre identificado como Luis Oscar Morales Ardiles (42). El ciudadano fue puesto bajo custodia y trasladado a la sede de la Dirección de Inteligencia y Estrategia Preventiva (DIEP). Su caso está a la orden del fiscal décimo del Ministerio Público

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook