Un ataque contra un buque iraní en el que estaría involucrado Israel se produce en el mar Rojo, en medio de una creciente lista de acusaciones mutuas entre Teherán y Tel Aviv sobre posibles agresiones a embarcaciones de ambos países en todo Oriente Medio.

La política de Israel no contempla la confirmación o rechazo de las acciones emprendidas contra Irán. Sin embargo, oficiales estadounidenses confirmaron bajo condición de anonimato que efectivamente fue un ataque emprendido por Israel, informa The New York Times.

Según los oficiales, Israel notificó a EEUU que sus fuerzas atacaron el buque iraní a las 7:30, hora local. Las fuentes estadounidenses que compartieron la información de inteligencia añadieron también que los israelíes lo calificaron como una respuesta por los demás enfrentamientos que tuvieron lugar con Irán. Así mismo, agregaron que Saviz fue dañado por debajo de la línea de flotación.

Antes de ello, fuentes del canal de noticias Al Arabiya, de propiedad saudí y con sede en Dubái, informaban de que el buque de carga iraní Saviz ha sido atacado con un misil en el mar Rojo. Al mismo tiempo, un corresponsal de defensa de la agencia de noticias iraní Tasnim informó, citando fuentes, que el casco del buque resultó dañado como resultado de la explosión de minas lapa, que utilizan imanes para adherirse a los objetivos.

El portal Marine Traffic indica que el buque de carga general está «fuera de alcance» y que su posición a primera hora del día cuando fue atacado era el sur del mar Rojo, aproximadamente entre Eritrea y Yemen. Su último registro se informó a las 11:59 UTC del 29 de septiembre de 2020.

Algunos medios árabes indican que el barco puede haber sufrido «grandes daños». Mientras tanto, informes dispersos procedentes de Israel afirman que puede haber sido alcanzado por un misil israelí.

Varias horas más tarde, Teherán confirmó que se produjo una explosión a bordo de la nave Saviz en el mar Rojo, declaró el portavoz del Ministerio de Exteriores, Said Hatibzade.

«El martes 6 de abril a las 6.00 hora local el barco comercial iraní Saviz ubicado frente a la costa de Yibuti en el mar Rojo fue parcialmente dañado por una explosión, cuyo origen está siendo determinado», dijo Hatibzade.

El portavoz señaló que Saviz es una nave civil que estaba en la región para garantizar la seguridad de la navegación y luchar contra la piratería marítima en el mar Rojo y el golfo de Adén, actuando como «una base logística» iraní en la región.

Hatibzade añadió que la explosión no dejó muertos ni heridos.

A su vez la portavoz del Pentágono, Jessica L. McNulty, afirmó al periódico The Hill, que Estados Unidos no tiene nada que ver con el incidente en la nave Saviz.

«EEUU está al tanto de los informes de los medios sobre Saviz en el mar Rojo. Podemos confirmar que ninguna fuerza estadounidense estuvo involucrada en el incidente», dijo.

El Saviz fue construido en 1999 y su puerto de origen es Bandar Abbas. Al parecer, el barco ha estado amarrado frente al archipiélago de Dahlak en el mar Rojo desde 2016. Los medios iraníes lo han descrito anteriormente como un buque comercial y como una base flotante que apoya las misiones de escolta contra la piratería de los comandos iraníes.

Por su parte, funcionarios y medios de comunicación estadounidenses, israelíes y saudíes han afirmado que el buque mercante podría ser una base de avanzada encubierta de la Guardia Revolucionaria o un buque de recopilación de información.

Tensiones marítimas en aumento

Funcionarios saudíes y estadounidenses han acusado repetidamente a Irán de prestar apoyo militar a las milicias hutíes de Yemen, que luchan contra una coalición liderada por Arabia Saudí desde 2015. Teherán ha elogiado a los hutíes por su lucha, pero ha negado las afirmaciones de que proporciona ayuda material al grupo, aludiendo al bloqueo de la coalición al país.

El incidente del 6 de abril también se produce en medio de un aumento de las tensiones entre Irán e Israel, ya que ambos países se han acusado mutuamente de atacar a los buques de cada país en los últimos meses. Así, el ministro de Medio Ambiente de Israel acusó a Teherán de contaminar deliberadamente las playas del país en un ataque ocurrido en febrero, aunque los servicios militares y de inteligencia de Israel se retractaron posteriormente de esas acusaciones.

A finales de marzo, los medios de comunicación israelíes informaron que un buque de carga de propiedad israelí había resultado dañado tras ser alcanzado por un «misil iraní» mientras navegaba por el mar Arábigo en ruta desde Tanzania a la India. Un mes antes, Israel afirmó que Irán podría haber atacado otro barco israelí, el MV Helios Ray, en el golfo de Omán.

Irán negó rotundamente las afirmaciones, calificándolas de elaborada «operación de falsa bandera», y Tel Aviv no aportó ninguna prueba que respaldara sus afirmaciones. También en marzo, Irán afirmó que Israel podría haber sido responsable del ataque a un buque portacontenedores de bandera iraní, el Shahr-e Kord, en el mar Mediterráneo, en lo que describió como un acto de «terrorismo» y «piratería naval». Israel no hizo ningún comentario sobre esas acusaciones.

A mediados de marzo, el Wall Street Journal informó de que Israel había atacado al menos una docena de cargueros iraníes que intentaban entregar petróleo a Siria en los últimos dos años. Haaretz estimó que las pérdidas acumuladas sufridas por Irán como resultado de estos presuntos ataques ascienden a «miles de millones de dólares».

El periódico indicó que, a diferencia de las anteriores operaciones ofensivas de la Marina israelí, en las que ocasionalmente los comandos abordaban los buques y disparaban a las tripulaciones, las acciones llevadas a cabo contra la flota de la marina mercante iraní han tenido lugar «por debajo del radar», sin que se hayan producido tomas abiertas, hundimientos o asesinatos.

(Sputnik)

Comentarios Facebook