Víctor Morillo, de 55 años, y Gabriela Rocca, de 34 años, fueron detenidos por funcionarios de la Policía Bolivariana de Anzoátegui en el sector Las Casitas de Barcelona, por usurpación de funciones al atender sin licencia a pacientes con COVID-19.

Se supo que Morillo es médico, pero sin licencia, ya que le fue retirada en 2017 por mala praxis. Por su parte, Rocca es enfermera y trabajaban juntos cobrando a los pacientes por su servicio, donde vendían medicamentos.

Los funcionarios dieron con los sujetos luego de que la ciudadanía denunciara esta acción, siendo capturados in fraganti, lográndose incautar un vehículo, que en su interior tenía medicamentos para el tratamiento del COVID-19 pertenecientes al sistema público de salud.

Ambos ciudadanos fueron puestos a las órdenes de la Fiscalía del Ministerio Público.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook