Una planta de producción de oxígeno medicinal –el que utilizan los pacientes de COVID-19-que fue construida entre 2012 y 2015 en el complejo industrial Urimare de PDVSA Industrial, ubicado en San Joaquín, Carabobo, nunca entró en funcionamiento. Así lo aseguró el portal de datos e investigación La Tabla. 

La planta, de acuerdo con las pesquisas de La Tabla, forma parte de la infraestructura del Parque Industrial de Gas Natural Vehicular, desarrollada a partir de una asociación ALBA con el gobierno argentino firmada en 2011. Esta contemplaba la fabricación de cilindros, unidades de conversión y compresores y surtidores. 

La Tabla agrega que el acuerdo se concretó con tres compañías de capital argentino todas en sociedad con PDVSA Industrial. Estas son las siguientes: Kioshi Compresión para Cilindros del Alba,  T. A. Gas Technology para Sistemas de Conversión del Alba y GNC Galileo para Compresores y Surtidores del Alba. 

“De acuerdo con la información recabada, la infraestructura de Cilindros del Alba incluyó una planta de oxígeno médico, que fue construida totalmente y solo faltan detalles para ponerla en operación. Tiene capacidad de 500 metros cúbicos-hora de oxígeno con pureza superior al 96 %”, subrayó. 

Así las cosas, el portal de investigación añade que todo parece indicar que no se le ha dado prioridad a la puesta en operación de la planta de oxígeno. “La Tabla verificó la veracidad de la información general y localizó fotografías de la instalación donde se pueda observar la torre de destilación para extraer el oxígeno del aire”, acotó. 

(LaIguana.TV) 

 

Comentarios Facebook