#LoÚltimo
Semana Mundial del Parto Respetado: “Es un derecho, no una moda” (+Menos intervenciones)
Mayo 15, 2018
La Iguana Google Plus

partorespetado.jpg

En el marco de la Semana Mundial del Parto Respetado y bajo el lema “Menos intervenciones, más cuidados”, se propone sensibilizar e informar acerca de los derechos que amparan a las madres, padres e hijos/as en el momento del nacimiento.

 

En la ley 26.485 (2009) de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que se desarrollan sus relaciones interpersonales, en el artículo 6 define a la Violencia Obstétrica como violencia contra la mujer “que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, de conformidad con la Ley 25.929 (2004) de Parto Respetado”.

 

En la ley 25.929 de Protección del Embarazo y el Recién Nacido, que tiene aplicación nacional para todas las mujeres y personas con capacidad gestante, se habla del “derecho de las mujeres a la información, al trato digno y respetuoso e individual, propugnándose a la libertad de elección respecto de la persona que la acompañara durante los controles pre natales, el trabajo de parto, el parto y post parto, anteponiéndose el parto natural a las practicas invasivas de suministro de medicación, sin perjuicio de la necesidad y obligatoriedad de la utilización de estas prácticas cuando lo amerite el estado de salud de la parturienta y/o de la persona por nacer con la previa voluntad de la madre expresamente manifestada por escrito en caso que se requiera cometerla a algún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación, bajo protocolo aprobado por el Comité de Bioética”.

 

Además en la reglamentación de esta ley, en el artículo 2º se manifiesta explícitamente que el equipo de salud y la institución asistente deberán respetar la elección libre e informada del lugar y la forma en que va a transitar su trabajo de parto (deambulación, posición, analgesia, acompañamiento) y la vía de nacimiento, en tanto no comprometa la salud del binomio madre hijo/a.

 

¿Qué quiere decir esto?

 

En primer lugar que nuestro país, a diferencia de nuestros países vecinos, tiene reglamentación contra la violencia obstétrica. ¿Por qué? Porque la obstétrica es una de las violencias más naturalizadas y consiste en la vulneración de los derechos de las mujeres en situaciones como pre parto, parto, post parto y aborto. Y que haya legislación es el primer paso.

 

En segundo lugar que tenemos derecho a estar acompañadas, a elegir la posición para parir, que sólo debe medicarse en los casos necesarios y no por protocolo, que tenemos derecho a saber qué es lo que está pasando en un lenguaje claro. Que podemos elegir si queremos anestesia, que podemos elegir movernos libremente y que para cualquier intervención debemos ser consultadas y debemos dar nuestro consentimiento. Entre otras cosas.

 

Una semana transmitiendo y concientizando de algo que debería ser naturalizado sin necesidad de tener que explicar el porqué. Si existe una ley de amparo es porque previo a esta hubo algo que falló, que dañó y necesito ser preservado. Esto es lo que debemos entender.

 

 

(ecoportal.net)