Recientemente el presidente de la República, Nicolás Maduro, aseguró que el gobierno venezolano logró cancelar el plan ofrecido por el Fondo de Acceso Global para Vacunas contra el COVID-19 (Covax, por sus siglas en inglés), gracias al dinero liberado del secuestro del que había sido objeto, por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos.

De acuerdo al portal de análisis La Tabla, se trata del dinero que, debido a las acciones de Juan Guaidó y de sus aliados en el exterior, se encontraba bloqueado en las arcas del país del norte. Con este dinero recuperado, el Ejecutivo podría comprar más de 11 millones de vacunas mediante el referido mecanismo.

El Presidente, en este sentido, señaló que en otra oportunidad revelaría más detalles de esta “épica” recuperación. “Todo indica que se trata de fondos del Banco Central de Venezuela (BCV), depositados en una cuenta del Citibank, que en abril de 2020 habían sido transferidos a la Reserva Federal”, acotó La Tabla a través de su cuenta en la red social Twitter.

“La extinta Asamblea Nacional autorizó la operación del saqueo de fondos. En complicidad con el gobierno gringo fue transferido y puesto a disposición de la directiva del ‘BCV de fantasía’. El acto de saqueo fue anunciado públicamente por los parlamentarios y el propio Guaidó”, señaló el medio.

El monto recuperado, no precisado, provendría de los 342 millones de dólares que había en la cuenta del Citibank. Este correspondería al saldo de una operación swap con oro que fue embargado como garantía de un préstamo que Venezuela no pudo terminar de pagar en medio de las sanciones y el bloqueo.

“La certificación de que la banda Guaidó tenía control de los recursos, es el pago del llamado ‘bono’ Héroes de la Salud ofrecido a un grupo de médicos y enfermeras. Además, un ‘préstamos del BCV de fantasía’ al ‘gobierno’ por 80 millones de dólares, anunciado en abril, salió de esa cuenta”, continuó La Tabla.

“Sin embargo, el dato más preciso lo aportó el propio bufete Arnold&Porter al servicio de Guaidó. Los abogados reconocieron, en una carta del 29 de diciembre de 2020, que la fraudulenta junta del BCV tenía bajo su control unos fondos en la Reserva Federal que se podrían usar para las vacunas”, destacó el portal.

De acuerdo a La Tabla, la carta del bufete respondía a los abogados del BCV real, planteando la opción de desbloquear parte del oro, para hacer dos pagos para vacunas de Covax. La oposición no habría autorizado el uso del oro, ni cedió el dinero en la Reserva Federal de EEUU a pesar de tenerlo y decir que lo haría.

Recordemos que el Covax es una iniciativa de colaboración mundial para acelerar el desarrollo y la producción de pruebas, tratamientos y vacunas contra patologías epidémicas, como el COVID-19, y garantizar el acceso equitativo a los mismos, especialmente a los países con pocos recursos.

“El mecanismo Covax no privilegia ninguna de las vacunas en producción. Que Venezuela haya negado el registro de la vacuna AstraZeneca no significa que se rechaza el mecanismo, sino que se apunta a la obtención de alguna de las otras que se presentan como seguras”, destacó La Tabla.

“El rescate del dinero (el Presidente lo comparó con un secuestro) hace que Venezuela tenga acceso a cerca de 12 millones de vacunas (20% de las necesarias). Se depositaron en francos suizos porque si depositaban en dólares se los robaban la Reserva y la derecha trumpista”, agregó el medio, haciendo referencia a las palabras de Maduro.

La Tabla aseguró que el aparato de propaganda de los seguidores de Guaidó reaccionó y creó una reconstrucción narrativa con las siguientes dos hipótesis:

1-Que los recursos salieron de un cargamento de oro en un avión de Conviasa que se vendió en Suiza.

2-Que “la dictadura logró descongelar un dinero que tenía escondido”.

“Con este discurso (y huyendo hacia adelante) pretende ‘demostrar’ que el gobierno miente y ‘esconde’ recursos (¿que debió dejarse confiscar por el bloqueo?). Además, señalar y castigar a quienes aceptaron ‘descongelar’ los fondos y los entregaron a la ‘dictadura de Maduro’”, recalcó La Tabla.

La Tabla subrayó que, de haberse pagado el anticipo en el mes de diciembre de 2020, las vacunas habrían llegado a finales de febrero de este año. Recordó que esto lo afirmó el representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Venezuela, Paolo Balladelli, el pasado 2 de febrero. “Es imprescindible contar con el apoyo de todas las fuerzas y proceder al pago”, indicó el funcionario en su momento.

“En este caso, la pérdida de tiempo se mide en muertes y vidas afectadas por no haber sido vacunadas oportunamente. La recuperación de los recursos robados y su inversión inmediata para el beneficio del pueblo representa una acción épica en este período de pandemia y resistencia”, concluyó La Tabla.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook