El archipiélago de Cabo Verde, donde impera un régimen parlamentario, acude mañana a las urnas en unos comicios legislativos en los que el primer ministro, Ulisses Correia e Silva, busca un segundo mandato de cinco años.

Unos 337.000 caboverdianos repartidos en 9 islas podrán ejercer su derecho al voto dentro del territorio nacional, mientras que otros 46.000 podrán hacerlo desde la diáspora, según el último censo electoral de finales de febrero.

Los votantes de la diáspora, de gran importancia debido a las remesas que envían a las islas, residen principalmente en Portugal (donde se han registrado 15.366 votantes), Estados Unidos, (9.470), Francia (6.637) y Angola (3.005), si bien también participarán caboverdianos desde Italia, Senegal, España o Brasil, entre otros.

Dividida en tres distritos Europa y resto del mundo; América y África la diáspora elige a un total de 6 diputados, mientras que los otros 66 se deciden entre los 13 distritos electorales en los que está divido el país isleño.

«Nuestro país sigue siendo un ejemplo en el continente africano también en relación a su sistema democrático», anunció a mediados de abril vía Facebook el Gobierno caboverdiano, en alusión al Índice de Democracia 2021 del Instituto V-Dem, dependiente de la Universidad de Gotemburgo (Suecia).

(EFE)

 

Comentarios Facebook