El Atlético de Madrid anunció su renuncia a participar en la Superliga de fútbol europea, lo que supone la séptima retirada entre los doce clubes impulsores del proyecto después del paso atrás dado por los equipos ingleses. 

«El Consejo de Administración del Atlético de Madrid, reunido este 21 de abril por la mañana, ha decidido comunicar formalmente a la Superliga y al resto de clubes fundadores su decisión de no formalizar finalmente su adhesión al proyecto», anunció el club en un comunicado. 

El Atlético de Madrid justificó su decisión de desvincularse del proyecto argumentando que ya no se dan las circunstancias que le llevaron a anunciar su adhesión al mismo en un primer término. 

Aunque no con la misma intensidad que en Inglaterra, donde las protestas fueron la tónica habitual en las últimas jornadas, la adhesión del Atlético de Madrid a la Superliga causó malestar entre su afición. 

Por ejemplo, el Frente Atlético, grupo ultra del club rojiblanco, emitió un comunicado repudiando la participación de su equipo en la Superliga por ser una propuesta que «desvirtúa el fútbol tradicional y potencia el fútbol como negocio puro». 

«Para el club es esencial la concordia entre todos los colectivos que integran la familia rojiblanca, especialmente nuestros aficionados», respondió el club tras anunciar su retirada. 

Además, el comunicado emitido por el Atlético de Madrid destaca que tanto la plantilla del primer equipo como el entrenador mostraron su satisfacción por el paso atrás «al entender que los méritos deportivos deben primar por encima de cualquier otro criterio». 

«El Club de Fútbol Internazionale Milano confirma que ya no forma parte del proyecto de la Superliga«, destaca el texto. 

Al mismo tiempo, el Inter aseguró que su «compromiso con todas las partes interesadas para mejorar la industria del fútbol no cambiará nunca». 

«El fútbol debe estar interesado en mejorar de manera constante sus competiciones a fin de seguir emocionando a los aficionados de todas las edades en el mundo entero, en un marco de sostenibilidad financiera», destacó el club. 

El proyecto, que buscaba crear una gran competición europea al margen de la UEFA, contaba inicialmente con doce participantes:  

seis ingleses (Arsenal, Chelsea, Liverpool, Tottenham Hotspur, Manchester United y Manchester City);  

tres españoles (Atlético de Madrid, Barcelona y Real Madrid);  

otros tres italianos (AC Milán, Inter y Juventus). 

Sin embargo, la presión de los aficionados y el rechazo de las instituciones públicas precipitó en el 20 de abril por la noche la retirada de los seis clubes ingleses, un desmembramiento al que ahora se suma el Atlético de Madrid. 

(Sputnik) 

 

Comentarios Facebook