Los procesos que pesan sobre el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) y que hasta ahora se tramitaron en la Justicia Federal de Curitiba (sur) serán enviados a la Justicia Federal de Brasilia (centro-oeste), según decidió el Supremo Tribunal Federal.

En una votación retransmitida en directo por internet, la mayoría de los jueces (seis de 11) de la corte entendió que tras la anulación de las condenas de Lula los procesos deben retomarse en Brasilia.

El pasado mes de marzo, uno de los jueces del Supremo Tribunal Federal, Edson Fachin, anuló las condenas por corrupción que pesaban contra Lula y que habían sido dictadas en Curitiba alegando que sus casos nunca deberían haber sido juzgados en esa ciudad, cuya corte debía centrarse únicamente en los desvíos relacionados con la empresa semiestatal Petrobras.

Tras la anulación, quedaba la duda dónde debían tramitarse esos procesos a partir de ahora: este jueves, Fachin, como relator del caso, defendió que se llevaran a Brasilia porque en su opinión los hechos imputados a Lula tienen relación con esa ciudad; otros cinco jueces estuvieron de acuerdo.

En cambio, dos jueces (Alexandre de Moraes y Ricardo Lewandowski) votaron a favor de que se derivaran a la Justicia de São Paulo (sureste), mientras que otros tres (Kassio Nunes Marques, Luiz Fux y Marco Aurelio Mello) querían que siguieran en Curitiba.

Recurso de la defensa

En paralelo, los jueces deliberan este jueves sobre un recurso presentado por la defensa de Lula que busca reconocer que el exjuez Sérgio Moro (quien le condenó en primera instancia) actuó de forma parcial y que por lo tanto el expresidente no tuvo derecho a un juicio justo.

Una parte de los jueces ya decidió que Moro fue parcial en el caso concreto del tríplex de Guarujá, por lo que anularon todas las pruebas recopiladas durante la fase de instrucción y los investigadores tendrían que empezar desde cero.

Podría pasar lo mismo con los otros procesos: dos relacionados con la sede del Instituto Lula en São Paulo y otro con la finca de Atibaia (interior del estado de São Paulo).

Todo este debate no afecta a la posibilidad de que Lula se presente como candidato a las elecciones del año que viene, eso ya está garantizado: como las condenas fueron anuladas, Lula recuperó sus derechos políticos.

Lula tan solo se vería impedido de participar en los comicios si los procesos derivados a Brasilia avanzaran muy rápidamente y fuera condenado de nuevo.

Según la mayoría de juristas, es algo muy improbable, dado que caben recursos a la corte de apelación y al Supremo (lo que alargaría mucho el proceso) y porque debido a la edad de Lula (mayor de 70 años) es muy posible que los delitos que se le achacan acaben prescribiendo.

(Sputnik)

 

Comentarios Facebook