El Ministerio de Salud de India reportó en las últimas 24 horas más de 330.000 contagios de la COVID-19, marcando un nuevo récord mundial de casos desde el inicio de la pandemia.

La nueva cifra de contagios a nivel mundial, se da un día después de que rompiera por primera vez la barrera de los 300.000 casos, mientras continúa la emergencia por la falta de oxígeno y medicinas para hacer frente al coronavirus.

De acuerdo al balance del ministerio, el país registró este viernes 332.730 nuevos casos, elevando el total de infectados desde el inicio de la pandemia hasta los 16.2 millones.

El número de fallecidos diarios también continúa en ascenso, con un nuevo máximo en el país de 2.263 muertes en las últimas 24 horas, ascendiendo a 186.920 el total de decesos durante la pandemia.

Las autoridades sanitarias indias han relacionado algunos de los decesos por la COVID-19 a la crisis de falta de oxígeno que atraviesan varias regiones del país.

El aumento acelerado de los contagios en medio de la segunda ola de la pandemia con más de 100.000 casos en la última semana, contrasta con las menos de 10.000 infecciones el pasado febrero, cuando muchos pensaban que lo peor había pasado ya.

Ante el aceleramiento de los contagios, el Gobierno indio emitió el jueves nuevas órdenes para permitir la libre circulación de oxígeno entre estados, sin imponer «restricciones a los fabricantes y proveedores».

Sin embargo, las autoridades de las regiones más afectadas, como Maharashtra o Nueva Delhi, siguen reportando problemas con la disponibilidad de oxígeno y medicamentos, como consecuencia de la saturación en el sistema de salud.

En un intento para frenar el ascenso de casos y reducir la presión sobre el sistema de salud, las autoridades de Nueva Delhi, al igual que otras regiones del país, impusieron un confinamiento total que concluirá en un principio el lunes.

(teleSUR)

Comentarios Facebook