A propósito de los episodios de violencia asociados con el paramilitarismo que se suceden en el sur del estado Apure y en la ciudad capital, Miguel Ángel Pérez Pirela explicó en su programa Desde Donde Sea por qué las autoridades policiales optaron por suspender las operaciones de búsqueda de los miembros de las bandas criminales que operan en la Cota 905, populosa localidad ubicada en el oeste de la capital venezolana.

En su análisis, el experto destacó que «en Caracas bandas delictivas comienzan a hacer actos que no son meramente de robo, de secuestro, (…), sino de provocaciones: disparos a funcionarios, tratan de llegar a sedes de la Policía o del mundo militar», lo que, a su parecer, resulta sospechoso y guardaría relación con un proceso de desestabilización continuada que se cierne sobre la República Bolivariana de Venezuela desde tiempo atrás.

Así, en relación con la emboscada que sufrieran agentes del Cuerpo de Investigaciones Penales, Científicas y Criminalísticas (CICPC) el pasado jueves 22 de abril mientras transitaban por una autopista de Caracas por parte de grupos delincuenciales que operan en la Cota 905 y El Cementerio, Pérez Pirela recuperó las declaraciones del director del ente policial, Douglas Rico, quien precisó que el organismo está haciendo un estudio de alto nivel, con miras a establecer un proceso de diálogo con las bandas delictivas.

Para Rico, el resultado de esas conversaciones debería ser que los grupos delincuenciales «depongan la actitud hostil que han mantenido en la ciudad de Caracas». Defendió la medida, señalando que «el gobierno considera que es el diálogo la forma de llegar a los objetivos en santa paz». 

Además, el también director de LaIguana.TV comentó que el CICPC «decidió no hacer operaciones de búsqueda de responsables en ese sector», alegando que «no se pondrá en riesgo la vida de más funcionarios», si bien su director aseguró que ya habían sido identificados la mayor parte «de los miembros de las bandas que operan en la zona en cuestión, entre ellas la de El Coqui, Vampi y Garbis».

Rico también enfatizó que los cuerpos de seguridad ciudadana operan de forma coordinada, por lo que «ningún funcionario o ningún director de un organismo de seguridad ciudadana, policial puede realizar acciones sin la debida autorización».

Finalmente, el comunicador refirió que frente a las críticas, el director del CICPC «aseguró que sus funcionarios saben de estrategia policial y saben cuál es el momento en el que deben actuar».

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook