fbpx
#LoÚltimo
Sin la ayuda de Rusia la UE no podrá deslindarse de Washington y crear el “petroeuro”
Mayo 25, 2018 - 99 Vistas
La Iguana Google Plus

kremlin.jpg

El Foro Económico de San Petersburgo es la prueba de que el aislamiento que atraviesa Rusia no es más que un mito. Asistieron invitados como Emmanuel Macron, Patrick Pouyanné, director de Total, Shinzo Abe y Christine Lagarde. Para el columnista de Sputnik Iván Danílov, se podría tratar del primer paso hacia un ‘petroeuro’ que desbanque al dólar.

 

“Ha quedado evidente que el supuesto aislamiento de Rusia de la comunidad internacional es un mito caducado de los propagandistas occidentales miopes, quienes ya no saben cómo explicar a sus lectores por qué acuden a San Petersburgo el presidente del gigante francés del petróleo, Total, el presidente de la República Centroafricana, Faustin-Archange Touadéra, y el escritor Nassim Taleb”, escribe Danílov para Sputnik.

 

El ruso añade que, si el foro quería demostrar que Rusia es uno de los polos del nuevo orden multipolar mundial y que sin la colaboración del país no se puede tirar a ninguna parte, su objetivo se ha cumplido con creces. 

 

Cortejar a la Unión Europea

 

El primer vice primer ministro y ministro de Finanzas ruso, Antón Siluánov, asistió al foro e insinuó y casi propuso, con la tormentosa relación entre la Unión Europea y Estados Unidos como telón de fondo, una especie de trueque a sus colegas europeos que bien podría resumirse en la frase ‘la Unión Europea retira su apoyo a la presión económica estadounidense sobre Rusia y Rusia ayuda a la Unión Europea a desdolarizarse’, señala en su artículo.

 

“Y así es como se debe entender la frase [de Siluánov]. Moscú está listo para abrazar el euro en lugar del dólar en sus negocios con la Unión Europea”, señala Danílov.

 

El ministro de Finanzas fue más explícito todavía y desde San Petersburgo dijo que Rusia estaba dispuesta, si la Unión Europea se desmarcaba de la política económica de Washington, “a utilizar la moneda única y los organismos estructurales europeos cuando lleve a cabo actividades financieras y para comerciar por bienes y servicios” afectados, en estos momentos, por todo tipo de sanciones. El vice primer ministro recordó que el país ya lleva tiempo prefiriendo utilizar las monedas nacionales en sus negocios con terceros países.

 

Por qué el dólar está por todas partes

 

El petrodólar —como se denominan a los dólares que se utilizan para pagar por el petróleo en el mercado internacional— es la moneda en la que está basada —y se sustenta— el sistema financiero estadounidense. A la vez, Estados Unidos no es que esté vendiendo algo que el resto del mundo estuviese obligado a comprar en dólares. Máxime cuando se paga en dólares incluso el petróleo que no es estadounidense. Sin embargo, todo el mundo necesita petróleo. Todos los países. 

 

“Y obligar a todo el mundo a pagar por el petróleo en dólares ha sido la forma en la que EEUU ha podido mantener su divisa bajo demanda y hacer que negarse a comerciar sin su moneda no sea un inconveniente, sino directamente una catástrofe económica”, explica Danílov.

 

¿Qué se necesita para echar al dólar del tablero internacional?

 

Danílov explica que se deben cumplir cuatro requisitos para desafiar al orden establecido desde Washington gracias al dólar. 

 

Para el columnista, la Unión Europea, China y Rusia cumplen con todos los requisitos si actúan como un solo bloque y se complementan entre sí.

 

“China posee un inmenso mercado interior, pero su sistema financiero no cuenta con la confianza del mundo y los problemas que plantea su poca apertura al mundo los reconocen incluso los propios políticos chinos. Tampoco le va demasiado bien controlando sus recursos ni tampoco con la capacidad de proyectar poder militar”, reconoce Danílov.

 

Sin embargo, la situación de la Unión Europea es toda la contraria, prosigue. Goza de un sistema financiero desarrollado y cuenta con una gran reputación y confianza a nivel mundial. Ello sin contar un mercado rico y diverso. Pero al mismo tiempo le falta el factor de fuerza brutal, el poder militar y el control sobre sus recursos, algo de que lo sí goza Rusia.

 

“Por desgracia, Rusia no puede presumir de tener un sistema financiero desarrollado y reconocido a nivel mundial. Pero a pesar de faltarle eso, tiene una herramienta clave y la capacidad y determinación de proyectar fuerza militar para proteger sus propios recursos”.

 

De ahí que Danílov plantee que los tres bloques se complementen entre sí y que una cooperación “Rusia-Unión Europea-China” tenga todo el sentido del mundo y “provoque una alergia severa al otro lado del Atlántico”, asegura. 

 

La Unión Europea se encuentra en la encrucijada de responder a la trascendental pregunta formulada por el ministro de Economía francés, Bruno le Maire, en la televisión francesa a principios de mayo: “¿Queremos ser vasallos que obedezcan las decisiones que tome Estados Unidos o queremos dejar claro que tenemos nuestros propios intereses económicos?”. Si Europa encuentra la valentía de apostar por la libertad, no podrá negarse a cooperar con Rusia, opina Danílov.

 

(Sputnik News)