Los gobernadores brasileños que habían llegado a un acuerdo de compra de la vacuna rusa contra el COVID-19 Sputnik V, agrupados en el Consorcio Nordeste, insistirán para que el inmunizante pueda usarse en Brasil, a pesar del veto del órgano regulador, según dijo el gobernador del estado de Bahía (noreste), Rui Costa.

«Nosotros insistiremos porque estamos convencidos de que 64 países en el mundo no están equivocados y porque más de 20 millones de personas están usando la Sputnik V; varios técnicos indican que es una de las mejores vacunas, con el menor efecto colateral posible, y no hay casos de efectos colaterales en el mundo», afirmó el gobernador en declaraciones a CNN Brasil.

Costa pidió «un poco más de buena voluntad» a la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), el órgano regulador, para que tome muestras, haga tests y verifique si realmente la vacuna tiene adenovirus replicante, el principal argumento que esgrimió para rechazarlo.

El gobernador dio a entender que la agencia brasileña no está siendo proactiva, ya que no solicitó a Argentina informaciones sobre la vacuna y sobre el resultado de las millones de aplicaciones realizadas hasta ahora.

«Nosotros solicitamos (la información] y se l) presentamos a la Anvisa; la Anvisa no había entrado en contacto con Argentina para solicitar documentos; el estado de Bahía fue allí, los solicitó y se los entregó», afirmó el gobernador.

También afirmó que fueron entregadas las respuestas del Instituto Gamaleya, el desarrollador de la vacuna, a las alegaciones del órgano regulador brasileño, que ahora debería dar una respuesta: «Queremos transparencia total», pidió el gobernador.

La semana pasada, la Anvisa rechazó una petición de importación de millones de vacunas Sputnik V alegando que con la documentación disponible actualmente no era posible concluir que fuera segura para la población.

(Sputnik)

Comentarios Facebook