India y Brasil son las naciones que en el último tiempo han estado en una competencia en la que a muchos no les gustaría estar, ocupando de forma alternada, el segundo lugar entre los países más afectados por el covid-19, siendo solamente superados por Estados Unidos, y tanto el territorio asiático como el sudamericano han estado en el ojo de la comunidad internacional con severas restricciones y surgimientos de variantes pandémicas.

Decisiones de las autoridades, comportamiento social y tradiciones que muchos prefieren no modificar aun estando en pandemia, son parte de las consecuencias que han generado el colapso en el sistema sanitario y que el doctor Francisco Oliva Sánchez, profesor e investigador del Departamento de Atención a la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) analizó.

En entrevista con MILENIO, el profesional comentó que el auge pandémico indio y brasileño tiene aristas tanto “biológicas como sociales”, debido a que “por un lado están las nuevas cepas, pero por otro lado hay que ver cómo los sistemas de salud han estado respondiendo a las medidas preventivas y a la situación sanitaria”.

Tanto Brasil como India comparten una realidad poblacional. La nación asiática es la segunda con más habitantes en el mundo, un puesto que repite en el continente donde está, mientras que el país sudamericano también tiene el mismo lugar en toda América. Ambos son superados respectivamente por dos potencias: China y Estados Unidos.

“El colapso sanitario que estamos viendo por ejemplo en la India, tiene que ver también con qué tan preparado estaba el sistema de salud de ese país. Me refiero a que ese sistema, si lo comparamos a la cantidad de población que tiene que atender, a lo mejor no estaba preparado para esta infección como la variante india, que es un poco más resistente”, dice el especialista.

Oliva Sánchez especifica que “el virus es un ser biológico, no un ser viviente”, por lo que “tiene muchas cadenas de ARN”, lo cual es importante poner atención en los respectivos sistema de salud. “El tercer ciclo o la tercera ola en Brasil en realidad se debe a lo mismo (que la India).

El punto es qué tanto el gobierno de Brasil vigila epidemiológicamente a la población, porque la vigilancia epidemiológica incluye algo que es vigilancia por laboratorio y éste incluye tener el panorama de las pruebas y de la vacunación ante las nuevas cepas”.

La importancia de la comunicación a los habitantes

El experto de la UAM recalca en la importancia de ambas autoridades en poder comunicar la alerta ante el coronavirus, más aún cuando se tratan de territorios con variantes detectadas que en el caso de la brasileña se denomina P.1, mientras que la india es B.1.617, aunque en este último caso surgió una segunda, pero se cree que fue una mutación de otra proveniente de California, Estados Unidos.

“Entre las medidas sanitarias lo importante es poder generar una buena estrategia de comunicación. En este sentido, esa estrategia no está siendo adecuada a las características culturales de la propia sociedad”, dijo el profesor, quien profundizó la falencia en India.

Agregó que “la India es un país muy diverso, entonces eso impacta si el gobierno indio está haciendo o no (un plan de comunicación) o qué tanto se está inmiscuyendo en esa situación”.

Actualmente India es la nación que está generando mayor preocupación a nivel internacional, muchos países, entre ellos México, han generado planes o formas de ayudar a la crisis sanitaria.

Hay enfermos que llegan a compartir camas con otros para ser atendidos, mientras que las piras funerarias han trabajado todos los días cremando cuerpos de personas que murieron tras contraer covid-19.

“Creo que fue muy buena acción del gobierno de México en no aceptar la vacuna AstraZeneca en el sentido de que ahorita los que tienen el problema son ellos. Creo que la OMS tiene que hacer un sistema de colaboración más amplia de ayuda internacional para poder apoyar al gobierno indio porque es un problema de todos, es pandémico”.

Hasta ahora el país asiático tiene casi 20 millones de contagiados y más de 219 mil muertos por covid-19, según el informe de la Organización Mundial de la Salud que se propicia de las emanadas por las autoridades indias, aunque los expertos consideran que las cifras reales pueden ser mayores.

“No digo que sea un problema la multidiversidad de la India, sino la manera en que las autoridades sanitarias tengan que responder a ese reto social. La pandemia no solamente es la parte biológica, también es la parte de cómo corresponde la respuesta de la autoridad y este caso, quien la tiene que remediar es el gobierno”.

La situación de Brasil no dista mucho, su mismo presidente, Jair Bolsonaro, fue foco de polémica cuando le restó importancia al coronavirus calificándolo como “una gripita”, un estilo en su discurso que ha matizado, pero no ha cambiado radicalmente, aún cuando él, su esposa e hijos tuvieron covid-19, una enfermedad que provocó la muerte de la abuela de su pareja.

Actualmente, según cifras de la OMS, Brasil reporta 14.8 millones de contagios y 408 mil fallecidos por covid-19.

En el último tiempo el país generó polémica porque, pese a los números de infectados, el gobierno de ultraderecha se opuso a recibir la vacuna rusa contra el coronavirus, Sputnik V, aún cuando 14 estados la estaban solicitando, la decisión sanitaria de frenar el uso del fármaco llegó por parte del regulador de medicamentos, Anvisa.

La comunidad internacional, especialmente los países europeos, han decidido pausar los viajes comerciales a esos territorios, incluyendo la prohibición de ingreso a los ciudadanos de ambos países que no tengan residencia en el bloque continental.

Oliva Sánchez sostiene que la decisión de los viajes fue “más que tardía, tiene que ver que no se reportó tan rápido la situación de la India. Nos dimos cuenta casi un día después de la tragedia que pasó en el país”.

Por eso mismo, recomienda a todos las otras naciones, incluyendo México, a que se considere la vigilancia epidemiológica, “tenemos que ser previsores para que no tengamos esta situación”.

El mismo experto exhortó a no generar una alarma de pánico en México y agregó que hoy es más importante que la ciudadanía aplique las normas básicas para evitar el contagio, como el uso de cubrebocas, lavado de manos frecuente y el distanciamiento social.

“Que las personas también no tengan miedo a vacunarse contra el covid-19, que se vacunen conforme les toque. ¿Qué vacuna es la mejor? Todas, todas tienen un grado de eficacia”.

(Milenio)

Comentarios Facebook