El mandatario colombiano, Iván Duque, responsabilizó a «mafias del narcotráfico» de la violencia homicida acaecida en las jornadas de protesta antigubernamentales que atraviesan al país desde el pasado 28 de abril, a las que calificó como muestras de «vandalismo extremo» y «terrorismo urbano».

«La amenaza vandálica que enfrentamos consiste en una organización criminal que se esconde detrás de legítimas aspiraciones sociales para desestabilizar a la sociedad, generar terror en la ciudadanía y distraer las acciones de la Fuerza Pública», dijo el gobernante durante una alocución transmitida este miércoles.

En consonancia con lo anunciado por el Fiscal General, Francisco Barbosa, Duque indicó que la Fiscalía ha diseñado «una estrategia conjunta» de alcance nacional para combatir a las fuerzas irregulares –Barbosa acusó directamente a disidencias del ELN y las FARC-EP– «que ya está dando resultados».

A ese respecto, precisó que se había activado «el grupo especial de investigación contra el vandalismo», que dispondrá de «15 líneas de investigación abierta para judicializar a los criminales y 11 seccionales de investigación» y cuyo propósito será «poner el foco en los dinamizadores de la violencia».

Con respecto a las víctimas, el inquilino de la Casa de Nariño lamentó el deceso de «aquellos que han sido víctimas de la violencia estos días». «Los colombianos rechazamos sin ambivalencia los actos de violencia, los ataques a la infraestructura, los bloqueos a las vías que impiden que lleguen los alimentos a las familias colombianas», añadió.

Según cifras oficiales, hasta el momento, la violencia homicida relacionada con las protestas en el marco del paro nacional ha dejado un saldo de 27 asesinados, 17 de los cuales residían en la ciudad de Cali, en el Departamento del Valle del Cauca.

En disonancia con la versión oficial, hasta la mañana de este 5 de mayo, el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) computó 31 homicidios, en los que el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) figura como el principal presunto victimario.

Además, esa organización precisa que en 11 de los casos no se ha podido identificar a la persona que accionó el gatillo, lo que presuntamente se corresponde, de acuerdo con lo denunciado por testigos a través de redes sociales, con la acción de grupos paramilitares.

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook