Con base en datos recopilados por la periodista Cecilia González para el portal RT, el filósofo y comunicador Miguel Ángel Pérez Pirela presentó ante la audiencia de su programa Desde Donde Sea, los detalles de la Ley de Solidaridad Sostenible, eufemismo con el que el gobierno del presidente Iván Duque denominó un proyecto de reforma tributaria que desató la indignación de buena parte de la sociedad colombiana.

Resumiendo lo aportado por González, precisó que «el conflicto social en Colombia estalló luego de que Duque propusiera al Congreso una reforma tributaria bajo el nombre de Ley de Solidaridad Sostenible», que contempla un incremento en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) sobre una variedad de bienes y servicios, así como la ampliación del padrón de contribuyentes.

La versión de las autoridades colombianas es que los 6.800 millones de dólares que se aspiran recaudar a partir de la entrada en vigor del instrumento jurídico, «se destinarían a paliar los efectos de la crisis económica provocada por la pandemia», ello pese a que «Colombia ha recibido préstamos internacionales grandes» por este concepto, cuyo destino no está claro, apuntó Pérez Pirela.

Así, relató, estas condiciones desataron la ira de los sindicatos, que «advierten que con los cambios, por lo menos tres millones de trabajadores deberán hacer una declaración de renta de la que actualmente, debido a sus ingresos bajos, están exentos», a lo que añaden que, en adelante, más de la mitad de ese grupo se verá forzado a cancelar tributos.

En ese orden y siempre siguiendo a Cecilia González, puntualizó que «la iniciativa oficial impone el Impuesto al Valor Agregado (IVA) para los servicios públicos de energía, alcantarillado y gas domiciliario. Además, elimina la exención del IVA en alimentos básicos y reduce el monto mínimo a partir del cual los ciudadanos deben pagar impuestos».

Pérez Pirela refirió que en Colombia, «el salario mínimo es de alrededor de 250 dólares mensuales» y si la reforma se aprueba, aquellos que perciban más de 663 dólares al mes «estarán obligados a declarar impuestos en 2022″. El padrón crecerá todavía más en 2023 porque la norma se aplicará» a todos cuantos reciban un salario igual o superior a 470 dólares.

De otro lado, comentó que la iniciativa legislativa también estipula que los colombianos que dispongan de un patrimonio que supere los 2,1 millones de dólares paguen al fisco, «de manera extraordinaria en 2022 y 2023», el 1% de ese monto, al tiempo que los poseedores de fortunas de cuatro millones de dólares o más, pagarán el 2%.

Adicionalmente, la reforma impulsada por Duque «prevé que quienes ganen alrededor de 2.700 dólares mensuales, cubran un impuesto extra por única vez, además del impuesto a la renta» que ya están obligados a pagar.

Finalmente, el analista también mencionó que el ministerio de Hacienda, instancia que se encargó de adelantar el proyecto, sostiene «que con estas medidas, la pobreza bajará en 15,8 puntos porcentuales, lo que es rebatido por las centrales de trabajadores, que advierten que las condiciones de vida empeorarán».

«Yo no entiendo muy bien esta lógica: ¿Le van a hacer pagar impuestos a los más pobres y de allí van a justificar que los más pobres, pagando impuestos que antes no pagaban, incluso impuestos sobre alimentos básicos, saldrán de la pobreza? Algo no me cuadra en esta teoría económica de Duque, que no es Duque, es Uribe», dijo para concluir.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook