En ocasión del primer aniversario de la Operación Gedeón, incursión anfibia fallida con la que un grupo de paramilitares liderado por mercenarios estadounidenses con el que se pretendía derrocar al gobierno venezolano, asesinar a sus altos personeros e imponer un régimen teledirigido desde Washington, el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Jorge Rodríguez, explicó el por qué el exgeneral Clíver Alcalá Cordones confesó la existencia del plan: salvaguardar su vida.

Así, el diputado relató que la declaración que ofreciera «el traidor, el desertor, el narcotraficante y agente de la DEA, Clíver Alcalá Cordones (…) no es otra cosa que una fe de vida, puesto que el 26 de marzo del año 2020, él envía unas armas desde Barranquilla hasta el campamento de Riohacha y desde el campamento de Riohacha se iban a llevar a Maicao, para pasarlas por Paraguachón hasta Maracaibo», pero la acción fracasó porque los responsables del traslado fueron capturados por agentes de tránsito en Colombia, relató el diputado en una rueda de prensa.

«¿Qué piensa, en el momento en que se capturan estas armas, Clíver Alcalá Cordones? Que era hombre muerto, que iba a ser ajusticiado en una de las prácticas que es muy común en el gobierno de Iván Duque y en la política colombiana», añadió.

Para las autoridades de Venezuela, Alcalá Cordones dio una «fe de vida» ese día –que coincidió con la denuncia de Caracas relativa al destino de las armas–, cuando grabó cuatro videos y los compartió en su cuenta de Twitter.

«El primero de esos videos, en donde incrimina directamente a Juan Guaidó, a Jordan Goudreau y al gobierno de Duque, luego es borrado por él», aseguró Rodríguez, razón por la cual Bogotá no puede negar que el exefectivo venezolano «tenía años viviendo allí», ni que «está casado con la hija de uno de los más conspicuos narcotraficantes del Cartel del Atlántico Norte en Colombia», puesto que el mismo Alcalá Cordones indicó que el gobierno colombiano conocía con precisión su localización.

Adicionalmente, en esa intervención, señaló «la existencia de un contrato firmado entre Juan Guaidó y Jordan Goudreau para promover actos de violencia y para promover la invasión de Venezuela», puntualizó el parlamentario, mientras mostraba una fotografía del ciudadano colombiano que fue capturado por la policía de tránsito mientras intentaba trasladar un arsenal hacia Riohacha, localidad desde la que se promovía «la acción de desembarco contra Venezuela», que a esa altura, estaba completamente planificada.

«Se iban a desplazar desde los campamentos o desde Maicao. Los que estaban en el campamento de Santa Marta se desplazaron hacia el campamento de Riohacha (…), porque había dos posibilidades: una incursión terrestre desde Maicao hacia el estado Zulia o una incursión marítima desde La Guajira hasta –como en efecto ocurrió– las costas de Macuto», contó el presidente de la AN a la prensa internacional.

Aseguró, asimismo, que esto fue posible gracias a «los nexos de Clíver Alcalá Cordones y los carteles de La Guajira y del Atlántico Norte, y con el amparo del gobierno colombiano, se desplazaron estos mercenarios hasta la finca de un famoso narcotraficante», conocido con el mote de ‘Doble Rueda’, quien los recibe en persona, pese a que para el momento de los hechos sobre él pesaba una orden de captura.

Fue desde ese lugar, concluyó, donde salieron los mercenarios el 1 de mayo de 2020, quienes acabaron desembarcando en la costa de Macuto (estado La Guaira, centro-norte), el día 3 de mayo de 2020.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook