La vacuna contra la COVID-19 de Moderna ha mostrado una efectividad del 96% en ensayos llevados a cabo con niños y adolescentes de 12 a 17 años, anunció este jueves la compañía estadounidense. 

Según Moderna, la vacuna fue generalmente bien tolerada y no ha generado hasta ahora ninguna preocupación seria en materia de seguridad, con efectos secundarios similares a los registrados en adultos, que incluyen dolores de cabeza, fatiga o escalofríos. 

Los datos se basan en un estudio inicial con más de 3.000 participantes en Estados Unidos que recibieron al menos una dosis de la vacuna.

Hasta ahora, la vacuna de Moderna está autorizada para mayores de 18 años, mientras que la de Pfizer y BioNTech, basada en una tecnología similar, se usa a partir de los 16 años y se espera que sea aprobada de forma inminente en Estados Unidos para los niños mayores de más de 12 años. 

Pfizer anunció esta semana que prevé además solicitar la autorización de emergencia para su vacuna en niños de 2 a 11 años en septiembre y para los de 6 meses a 2 años en noviembre. 

Moderna, mientras tanto, no ha dado plazos, pero también tiene en curso un estudio de fase 2 en menores de entre 6 meses y 11 años. 

La firma biotecnológica anunció además que tiene previsto solicitar a lo largo de este mes la aprobación plena de su vacuna en Estados Unidos, que hasta ahora se usa bajo una autorización de emergencia, lo que le permitiría comenzar a venderla de forma directa y no únicamente a través del Gobierno. 

(EFE) 

 

Comentarios Facebook