Casi dieciséis meses después de la muerte de Kobe Bryant , su hija Gianna de 13 años y otros seis compañeros, así como el piloto en un accidente de helicóptero, sigue siendo difícil de procesar la tragedia. Michael Jordan, quien fue mentor, confidente y amigo de Kobe, ha estado reflexionando sobre cómo poner la vida de Bryant en contexto porque será el encargado de presentar su inclusión en el Salón de la Fama del Baloncesto este sábado. Es una responsabilidad que viene acompañada de una mezcla de distinción y pavor.

Todavía tiene los últimos mensajes de texto que le mandó Kobe antes de fallecer guardados en su teléfono. Michael Jordan lo recupera de vez en cuando, aunque eso avive su dolor y desencadene la necesidad de volver a preguntarse, como tantos otros han hecho, «¿Por qué?».

Ha pasado el tiempo, pero el dolor persiste. Jordan reconoce que tiene algunas preocupaciones sobre cómo mantendrá la compostura durante la ceremonia de introducción en el Hall of Fame. «Al principio pensaba que podría estar un poco nervioso por eso, pero luego me di cuenta de que no voy a estar nervioso por mostrar emociones por alguien a quien amaba absolutamente», dice Jordan. «Ese es mi lado humano: la gente tiende a olvidar que tengo uno», explicaba a Jackie MacMullan de ESPN, en un espléndido reportaje.

«Estaba tan feliz», dice Jordan. «Lo estaba haciendo tan bien». Los últimos mensajes de texto con él con fecha del 8 de diciembre de 2019, apenas mes y medio antes de su fallecimiento, lo indica. Kobe lo envió a Jordan poco después del mediodía, 12:18 pm hora del Pacífico. «Este tequila es increíble» , escribió Kobe en un mensaje de texto, refiriéndose al Cincoro Tequila de Jordan, cuya botella le había enviado a Bryant en la promoción de la misma.

«Gracias, mi hermano», respondió Jordan. «Sí, señor. ¿Familia bien?» respondió Kobe. «Todo bien. ¿Y la tuya?». «Todo está bien», contestó Jordan, que sonrió luego recordando esa conversación: «Él estaba realmente interesado en entrenar a Gigi», explicó, «así que le dijo esto». «Felices vacaciones», respondió Jordan en un mensaje de texto, «y espero ponernos al día pronto. ¡¿¡¿Entrenador Kobe ??!», recuerda Jordan: «Agregué ese pequeño emoji de llanto / risa», apuntó sonriendo.

«Ah, también para ti, hombre», escribió Kobe. «Oiga, entrenador, estoy sentado en el banquillo en este momento y estamos arrasando con este equipo. 45-8».

Once días después de ese intercambio, Bryant se enteró de que había sido nominado oficialmente para el Salón de la Fama como participante en la primera votación. Cuarenta y nueve días después, se fue para siempre.

«Me encanta ese texto», dice Jordan, «porque muestra la naturaleza competitiva de Kobe».

Ambos sufrieron las trampas de la fama, los celos de los demás, la insaciable sed de perfección. «Su estilo de juego era idéntico al mío», dice Jordan. «Se mantuvo fiel a su carrera, y lo respeto».

«Era un chico mentalmente duro, tal vez incluso más duro que yo», dice Jordan. «Recuerden, a las personas que me siguieron, a mis fans, no les gustó que estuviera tratando de copiar lo que yo había hecho».

Jordan y Shaquille eran los candidatos a presentarle

La introducción de Bryant al Salón de la Fama, junto con un grupo de compañeros repleto de estrellas que incluye a Tim Duncan y Kevin Garnett, se hizo oficial el 4 de abril de 2020. Nunca tuvo la oportunidad de llamar a Michael Jordan para ver si lo presentaría él. «Vanessa me preguntó una vez que falleció», explica Jordan. «Honestamente, sabía que probablemente lo haría. Seríamos yo o Shaq, ya que ganaron tres campeonatos juntos».

La conversación de Jordan con Vanessa, viuda de Kobe

Jordan dice que hace unos seis meses le envió un mensaje de texto a Vanessa para ver cómo estaba. «Le dije: ‘Mira, sé que es un momento difícil. Siempre estoy aquí si me necesitas'», dice Jordan. «Ella respondió: ‘Me encantaría que defendieras a Kobe en el Salón de la Fama’.

«Va a ser un gran honor, para ser honesto. Es como defender a un miembro de la familia. Él me pagó econ l mayor respeto al tratar de emular ciertas cosas que hice. Y solo puedo pagar eso mostrando mi apoyo y admiración por un tipo que sentí que era uno de los mejores que jamás haya jugado a este deporte».

«En cierto modo, Kobe se hizo a sí mismo», dice Jordan. «La gente se olvida de eso. Era un chico de 18 años que se convirtió en uno de los mejores. Para mí, todo fue resultado del trabajo arduo y la dedicación. Todo el esfuerzo que hizo. Debería ser un gran modelo a seguir para muchos chicos que a los 18 años tal vez no quieran ir a la universidad, que quieran jugar baloncesto en alguna parte. «Les mostró cómo. Y se sentó en el banquillo durante mucho tiempo antes de tener su oportunidad. La gente también lo olvida. Pero cuando recibió su oportunidad, la aprovechó».

No puede borrar su número de móvil ni sus últimos mensajes

Jordan tendrá mucho material cuando le presente el sábado en el Salón de la Fama, tanto por la infinidad de títulos y nominaciones de Kobe, como por su relación personal con él. Durante el funeral de Kobe en el Staples Center, Jordan le dijo a la multitud reunida: «Cuando Kobe murió, una parte de mí murió». Quizás eso explique por qué el número de Kobe, junto con el texto sus últimos mensajes, permanece en el teléfono de Michael Jordan. «No sé por qué», dice, «pero no puedo borrarlos».

Suscríbete a la Newsletter de Basket de MARCA y recibe en tu correo electrónico, de lunes a domingo y a primera hora de la mañana, las noticias exclusivas, entrevistas, reportajes, gráficos y vídeos que marcarán el día en la NBA, Liga Endesa, Euroliga y el resto del mundo de la canasta.

(Marca)

Comentarios Facebook