Al menos 10 miembros de una familia palestina -dos mujeres y ocho niños – murieron por un ataque aéreo israelí contra su casa en el campo de refugiados de Shati en la Franja de Gaza, luego de la quinta noche de bombardeos en el enclave sitiado. 

En las primeras horas del sábado, los rescatistas excavaban entre los escombros de la casa de la familia Abu Hatab, donde se cree que hay más personas enterradas, mientras el ejército israelí bombardeó un edificio donde el canal Al Jazeera y la agencia AP tienen sus oficinas. 

Al menos 15 personas también resultaron heridas en el ataque aéreo, incluido un bebé llamado Omar. 

Nabil Abu Al Reesh, un médico que trata a los sobrevivientes en el hospital al-Shifa, dijo que los socorristas «todavía están tratando de recuperar más cuerpos y averiguar quién es quién». 

«Esta es realmente una masacre que no se puede describir», dijo a Al Jazeera. 

El ejército israelí bombardeó este sábado un edificio de unos diez pisos de Gaza en el que se encuentran las oficinas de la televisión catarí Al Jazeera, la agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP) y otros medios de comunicación internacionales. 

Los militares israelíes habían advertido al propietario del edificio donde está la oficina de AP que los locales serían tomados como blanco» de un bombardeo, escribió en Twitter un periodista de la agencia de noticias, poco antes del ataque. 

(teleSUR) 

Comentarios Facebook