murcia-cuadro.jpg

El martes 29 de mayo desapareció la niña Yisleidy Carolina González, de 10 años, en el barrio Integración Comunal de la ciudad de Maracaibo. Aunque su familia no se percató de su ausencia sino hasta el día siguiente, esa noche una cámara de seguridad grabó cómo el presunto asesino lanzó su cadáver en un basurero y se dispuso a incinerarlo.

 

Según agencias locales, Yisleidy, a quien llamaban “La boli”,  fue vista por última vez cerca de las diez de la noche en la frutería de uno de sus tíos ubicada en el sector Lilia Perozo II. No recibía atención de parte de la madre y vivía con su abuelo, con quien tuvo una discusión que la hizo irse a pernoctar a casa de una amiga de 15 años.

 

Fue una cámara de una empresa ubicada en la Avenida 23 con calle 139 de la zona industrial de Maracaibo la que grabó el momento en que el cadáver de la niña, cuyo cráneo estaba roto, fue arrojado entre la basura desde una lujosa camioneta, modelo nuevo. Por este indicio, funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) deducen que no se trata de criminales comunes, sino de un filicidio o violación.

 

De acuerdo a las investigaciones, su madre, Yesibelth González, le había arrojado un cuchillo a Yusleidy que se clavó en su pechito. Pero no fue detenida por este hecho. Es una de las principales sospechosas de este crimen.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook