paso0606182.jpg

Este martes 5 de junio los Estados Unidos y el denominado Grupo de Lima (integrado por 12 países de derecha de Latinoamérica), en el marco de la 48° Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), intentaron llegar a un acuerdo con el resto de las organizaciones que conforman dicho bloque para concretar la “suspensión” o “expulsión” de Venezuela del referido organismo.

 

Esta solicitud terminó siendo denegada, pues solo logró alcanzar 19 votos a favor. Entre otras cosas, la medida pretendía aplicar la Carta Democrática contra Venezuela y desconocer los resultados de las elecciones presidenciales del pasado 20 de mayo.

 

A continuación un breve análisis realizado por los investigadores de Misión Verdad en el que se especifican, punto por punto, cada uno de los aspectos más relevantes de este nuevo intento injerencista contra Venezuela:

 

– El pasado 7 de mayo de 2018 en una sesión especial del Consejo Permanente de la OEA, el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, solicitó formalmente la suspensión de Venezuela de la organización multilateral.

 

– La XLVIII Asamblea General de la OEA en Washington fue dirigida a lograr este objetivo. El Secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, lo reafirmó con su presencia en la reunión intentando aumentar el apoyo de los países miembros a la suspensión.

 

– Los dos días del evento anual estuvieron signados por presiones públicas y encubiertas por parte de funcionarios estadounidenses contra países del Caribe y por el tono agresivo de las naciones del Grupo de Lima en contra de las instituciones venezolanas. 

 

– Se llevó a votación una resolución que contenía un llamado al diálogo, el desconocimiento de las elecciones del 20 de mayo y el ofrecimiento de «ayuda humanitaria a Venezuela, un mensaje híbrido con el que se buscaba seducir a las naciones neutrales del organismo con el fin de acercarlas a la postura estadounidense.

 

– Esta resolución tuvo 19 votos a favor, 11 abstenciones y 4 en contra, repitiendo la misma correlación de fuerzas del mes de febrero pasado donde se instó al Estado venezolano, mediante una resolución, a suspender las elecciones presidenciales. 

 

– En términos políticos, EEUU fracasó en su objetivo de lograr la suspensión de Venezuela como una victoria simbólica ante el inminente retiro de la República Bolivariana. La votación expresa que EEUU no ha logrado generar un consenso regional para apoyar su agenda de sanciones más allá del Grupo de Lima. 

 

– La canciller colombiana, María Ángela Holguín, recalcó que no cuentan con los votos necesarios (24) para suspender a Venezuela en una próxima reunión de cancilleres, un escenario que deja a EEUU con grandes dificultades para llevar a cabo sus objetivos estratégicos de cercar a Venezuela utilizando a la OEA.

 

(LaIguana.TV / Misión Verdad)

Comentarios Facebook