Aunque la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha señalado que «no reconocerá ningún cambio a las fronteras acordadas en 1967» entre Israel y Palestina, incluyendo las establecidas en la ciudad de Jerusalén, en la práctica, ello no ha impedido que, por ejemplo, el expresidente estadounidense Donald Trump fijara como capital israelí a Jerusalén ni que continúen los asentamientos ilegales de colonos en territorios palestinos.

En ese orden, Miguel Ángel Pérez Pirela explicó en su programa Desde Donde Sea que, a pesar de que la resolución 23-34 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condena a Israel por esta práctica, el dictamen es ignorado completamente por las autoridades israelíes.

«Esta resolución señala que Israel y sus fuerzas ocupantes en Cisjordania y la Franja de Gaza, supone una ‘violación del derecho internacional y un gravísimo obstáculo para solucionar el conflicto a través de la creación de dos Estados'», detalló al respecto.

De otra parte, destacó que «Thierry Meyssan, analista político francés, ha constatado que el ejército israelí no se compone de pueblo, sino de aquellos israelíes de filiación judía que combaten contra los árabes y están dedicados a mantener el orden del ‘apartheid’«, política que comparó con el régimen que prevaleció durante décadas en Sudáfrica.

«En Israel, en estos momentos, al mejor ejemplo de Sudáfrica, contra lo cual luchó Mandela, existe un ‘apartheid’ silenciado, acallado, tolerado por este muy hipócrita sistema de naciones», añadió para concluir.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook