“Israel es un producto occidental. Palestina forma parte de un escenario de agresión de Washington, de París, de Londres y Arabia Saudita contra Siria, Irak, Yemen y Baréin”, acotó el doctor en filosofía y analista político Miguel Ángel Pérez Pirela, al tiempo que señaló que muchos justifican esta agresión diciendo que es un hecho bíblico.

“Ya basta de guerras religiosas, desde antes de medio evo venimos arrastrando estas guerras. Una religión no es mejor que la otra, son justificaciones para expansionismos desde el Imperio romanos hasta ahora”, indicó.

En este sentido recordó que “los palestinos aseguran que no hay problemas con la fe judía sino con el sionismo como ideología expansionista, que habla de la superioridad de algunos sobre otros. La mayoría de los semitas son árabes, ya sean cristianos, musulmanes, judíos o ateos. De hecho los judíos semitas son apenas el 10 por ciento de esa población. La religión no es la raíz del problema, pero la ignorancia y las interpretaciones a conveniencia lo alimentan”.

Apuntó además que existe el exterminio por acción criminal y por la degradación de las condiciones de vida, “de hecho, los asentamientos afectan el desarrollo social y económico de los palestinos desplazados de sus tierras productivas a otras zonas infértiles. Las pocas tierras que les están dejando no son aptas para el cultivo, no poseen fuentes hídricas, les dejan el bagazo de su propio territorio”.

“Está el elemento simbólico y los atentados que se han venido dando contra la fe”, señaló y explicó que “otra fecha fundamental es febrero de 1994. Durante el mes sagrado musulmán, el Ramadán, un judío sionista estadounidense entró en una mezquita, arrojó una granada entre los fieles, disparó su arma automática y mató a 29 palestinos dentro de la mezquita, los soldados mataron a tres más en las afueras y otros tres murieron al llegar al hospital. ¿Se habla de esto a nivel internacional?, en lo absoluto, con muy raras excepciones”, dijo.

Sobre esto apuntó que todo lo que ocurre en Palestina “convierte a Israel en una grandísima amenaza y, a la vez, en una especie de malcriado internacional que pareciera estar más allá del bien y del mal, que pareciera estar excepto de toda normativa, de todo derecho humano, ¿porqué?, porque todo aquel que ose alzar la voz contra el Estado de Israel o el sionismo inmediatamente, en una especie de chantaje internacional es tildado de antisemita”.

Recordó lo acontecido en junio de 2010, cuando una flotilla internacional humanitaria que se dirigía a Gaza “fue asaltada criminalmente por fuerzas israelíes en aguas internacionales. Brasil Venezuela, Argentina e, incluso, Chile se sumaron a la condena internacional contar ese hecho”.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook