El analista político y doctor en filosofía Miguel Ángel Pérez Pirela indicó que “Ya basta de guerras religiosas, desde antes de medio evo venimos arrastrando estas guerras. Una religión no es mejor que la otra, son justificaciones para expansionismos desde el Imperio romanos hasta ahora” para exponer las verdaderas razones del crimen que Israel comete contra Palestina.

En este sentido recordó que “los palestinos aseguran que no hay problemas con la fe judía sino con el sionismo como ideología expansionista, que habla de la superioridad de algunos sobre otros. La mayoría de los semitas son árabes, ya sean cristianos, musulmanes, judíos o ateos. De hecho los judíos semitas son apenas el 10 por ciento de esa población. La religión no es la raíz del problema, pero la ignorancia y las interpretaciones a conveniencia lo alimentan”.

Explicó el analista que “el conflicto, el mal llamado conflicto, que existe en esa región no es más que la decisión de hegemones mundiales, después de la segunda guerra mundial, de despojar a Palestina de su tierra, de su territorio, de humillar a este pueblo que sigue resistiendo”.

Detalló que en la capital palestina, en su parte oriental, se asienta la llamada Ciudad Vieja, “donde se ubican algunos de los lugares religiosos más sagrados del mundo: La cúpula de la roca, El monte del templo y el Muro de las lamentaciones, de la religión judía; y el Santo Sepulcro, de la religión cristiana. Jerusalén es considerada la ciudad más sagrada para el judaísmo y el cristianismo, y es la tercera más sagrada del islam».

“Estamos hablando de un país sin constitución regido por una declaración de establecimiento. Estamos hablando de 1948, tres años después de finalizada la segunda guerra mundial. Desde este punto de vista Israel no sería un Estado sino un proyecto expansionista, participa de la Organización de Estados Americanos como observador, sin ser americano, y de la Alianza del Pacífico. Israel es un país exportador de productos farmacéuticos, software, productos químicos, armas y todo lo que sirva a fines de control, expoliación y dominación. Israel fue construido, y sigue en construcción, mediante la destrucción de centenares de aldeas palestinas desde 1948. Este proyecto afecta a toda la región, de hecho en junio de 1967 con apoyo de armamento suministrado por Estados Unidos, empezó una guerra expansionista con Egipto y Siria que cercenó parte del territorio de esos países”, explicó.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook