El pasado lunes se rompió la tranquilidad en el número de 5 de la calle San Cugat del Vallés, en el distrito de Fuencarral. Aunque quizá ya llevaba varias semanas quebrada, pues los vecinos del inmueble echaban de menos a una de las vecinas, la colombiana Clara Inés, de 79 años. La Policía Nacional corroboró los peores temores cuando, con ayuda de los Bomberos, irrumpieron en su piso y hallaron su cadáver en avanzado estado de descomposición y que había sido devorado parcialmente por sus siete gatos, cinco de los cuales habían muerto.

Todo apunta a que la mujer llevaba fallecida al menos tres meses y que su muerte se debió a causas naturales, según ha adelantado ‘El Mundo’. Carla Inés tenía una salud delicada y la acumulación de las cartas en su buzón, además de su ausencia por las calles para dar a comer a los felinos del barrio hacía presagiar lo peor. La mujer vivía sola desde 1996 en su piso del Ivima y no tenía hijos ni estaba casada. El hecho de que su familia residiera en su país natal provocó la tardanza en el descubrimiento de su cadáver.

Su cuerpo ya se encuentra en el Instituto de Medicina Legal, donde se va a proceder a realizarle una autopsia para tratar de determinar las causas de la muerte. Además, se ha ordenado llevar a cabo una necropsia a varios de los gatos fallecidos que eran de su propiedad para confirmar que el cuerpo de Clara Inés fue devorado por los animales.

(ABC)

Comentarios Facebook