RosalesAsegura.jpg

Luego de que el director superintendente de la empresa brasileña Odebrecht, Euzenando Azevedo, prendiera el ventilador y acusara a varios dirigentes de la oposición de haber recibido grandes sumas de dinero, ahora los implicados aseguran que no recibieron tales beneficios. Tal es el caso del exgobernador del Zulia, Manuel Rosales, quien calificó las denuncias como parte de “campaña de guerra sucia” para enlodar su nombre.

 

“Con toda la mala y diabólica intención, otra vez, factores de poder apelan a la mala intención utilizando falsas declaraciones, videos mudos y documentos forjados donde no se evidencia mi nombre para relacionarme con el escándalo Odebrecht”, afirmó a través de su cuenta de Twitter.

 

También aseveró que durante su tiempo al frente de la Alcaldía de Maracaibo y de la Gobernación del Zulia “no contraté los servicios de Odebrecht, ni empresas relacionadas para la ejecución de obras en ninguna de mis gestiones”.

 

Aseguró que en las diferentes campañas presidenciales en las que ha participado tampoco fue beneficiado con los “regalos” que -supuestamente- entregaba Odebrecht a cambio de obras.

 

“Encomendé a mis abogados la investigación del origen de esta campaña sucia en mi contra y el ejercicio de las acciones legales correspondientes, dentro y fuera del país. No habrá campaña sucia que destruya mis ideales y convicciones democráticas”, pronunció a través de sus redes sociales.

 

Odebrecht asegura que en Venezuela financió las campañas de los opositores Carlos Ocariz, Antonio Ledezma, Henrique Capriles, Manuel Rosales y Pablo Pérez.

 

(LaIguana.TV)

 

 

Comentarios Facebook