Un hombre fue condenado a una pena de entre 15 años y cadena perpetua en el condado de Anaheim, en California, por el asesinato en 2011 de su esposa, Za’Zell Preston, cuyo cuerpo colocó en un mueble, con lentes oscuros, para que sus hijos no notaran que había muerto, mientras ellos abrían los regalos de navidad.

Según declaraciones de la hija mayor de la víctima, el sujeto, identificado como William Wallace, empujó a la mujer contra una mesa de vidrio y, posteriormente, cuando la llevó para el baño para lavarle las heridas, la dejó caer al suelo, lo que produjo que la dama se golpeara la cabeza con la poceta, refiere la agencia RT.

De acuerdo con el medio de comunicación, la Fiscalía explicó que Wallace arrastró el cuerpo de su esposa desde el dormitorio hasta el sofá de la sala, le puso los lentes de sol y obligó a los niños -un bebé de siete semanas y a las dos hijas de Preston, de 3 y 8 años- a abrir los regalos en presencia del cadáver.

Mientras los pequeños develaban su obsequios, el hombre les decía: «Mamá arruinó la Navidad, se emborrachó y arruinó la Navidad».

Durante el juicio, la abogada defensora de Wallace, Heather Moorhead, alegó que el detenido no tuvo la intención de asesinar a su pareja y que la víctima murió al tropezarse sobre la mesa, debido al estado de ebriedad en el que se encontraba.

Por este crimen, William Wallace fue declarado culpable de asesinato en segundo grado.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook