El primer ministro en funciones de Israel, el conservador Benjamín Netanyahu, dijo hoy que «continuará la misión» de «garantizar la existencia y seguridad» de Israel, y en caso de verse relegado a la oposición, aseguró que buscará maneras de «derrocar» al nuevo «Gobierno del cambio» para volver a liderar el país.

«Si estamos destinados a estar en la oposición, lo haremos con la cabeza en alto hasta que derroquemos a este peligroso Gobierno», declaró Netanyahu durante una crispada sesión parlamentaria donde se debe ratificar la nueva coalición formada por una amplia amalgama de partidos que le echaría del poder tras 12 años consecutivos.

En su discurso ante la cámara, el aún jefe de Gobierno reclamó los logros de sus últimos años, agregó que un millón de personas votó a su partido Likud en los comicios de marzo para crear un Ejecutivo derechista y aseguró que el nuevo primer ministro designado, el ultranacionalista Naftali Benet, no tiene legitimidad para el cargo en una coalición que consideró «débil» ante enemigos como Irán.

Netanyahu acusó a Benet pendiente de ser ratificado como jefe de Ejecutivo en un Gabinete rotatorio con el centrista Yair Lapid de cometer «el mayor fraude de la historia de Israel» e incumplir sus promesas ante sus votantes de derecha, algo que «la población no olvidará».

«Junto con mis compañeros en el Likud y la derecha convertimos a Israel en un poder global y real en muchas áreas, lo hicimos sin rendirnos a la presión internacional y reforzando nuestro poder tecnológico, diplomático y de seguridad», agregó Netanyahu.

Su discurso se produjo poco antes de la votación de confianza que debe ratificar el nuevo Gobierno israelí, integrado por ocho partidos políticos de casi todo el espectro político desde la izquierda hasta la extrema derecha, incluyendo un partido árabe-, que se aliaron en base a una única meta común: destronar a Netanyahu.

(EFE)

Comentarios Facebook