El centrocampista danés Christian Eriksen, quien sufrió un ataque al corazón en pleno encuentro entre las selecciones de Dinamarca y Finlandia, será operado para implantarle un desfibrilador automático. Este dispositivo controla el ritmo cardíaco y emite impulsos eléctricos en caso de arritmia o paro. 

«Después de que Christian haya sido sometido a diferentes exámenes cardíacos, se ha decidido que debería tener un desfibrilador automático implantable. Este aparato es necesario después de sufrir un ataque al corazón debido a trastornos del ritmo cardíaco«, informó la Unión Danesa de Fútbol en un comunicado. 

Tanto el propio jugador como varios expertos daneses e internacionales ya respaldan la solución. 

Eriksen se desmayó en el minuto 42 de su primer partido en la Eurocopa 2020 contra Finlandia. Durante casi 20 minutos los paramédicos y los jugadores le prestaron ayuda de urgencia, incluyendo un masaje cardíaco indirecto. El hombre abandonó el campo en camilla y acabó en los cuidados intensivos del Hospital del Reino de Copenhague. 

Uno de los médicos que atendieron a Eriksen en el césped, el alemán Jens Kleinefeld, calificó de «conmovedor» el momento en que el jugador abrió los ojos y afirmó que «estaba aquí».  

«Mierda, solo tengo 29 años», declaró una vez que recuperó la conciencia. 

Hasta la fecha, no se sabe si el futbolista podrá regresar al deporte. Ahora tendrá que pasar por un período de rehabilitación. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook