El embajador de Rusia en EEUU, Anatoli Antónov, llamado a consultas hace tres meses, aterrizó en Nueva York y aseguró que Moscú está dispuesta al diálogo para solucionar los problemas que tiene en las relaciones con Washington.

«Tenemos problemas muy serios; estamos dispuestos al diálogo constructivo, a la solución de todos los problemas», dijo el embajador.

Comentando los planes de EEUU de imponer nuevas sanciones contra Rusia, Antónov advirtió que «a través de las sanciones es imposible normalizar y estabilizar las relaciones entre los dos países».

Pocas horas antes, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, afirmó EEUU seguirá imponiendo sanciones a empresas rusas relacionadas con la construcción del gasoducto Nord Stream 2, y que está preparando nuevas sanciones por el caso del opositor ruso Alexéi Navalni.

Antónov llegó a Moscú el 21 de marzo pasado, cuatro días después de que el presidente de EEUU, Joe Biden, en una entrevista con la televisión ABC News, respondió con una afirmativa a la pregunta de si «cree que [Vladímir] Putin es un asesino», y amenazó al presidente ruso con hacerle pagar por una supuesta interferencia de Moscú en las elecciones estadounidenses de noviembre de 2020.

El pasado 15 de abril, Biden impuso sanciones a 32 entidades e individuos de Rusia y expulsó a 10 funcionarios de la misión diplomática rusa. Con esas medidas Washington pretendía castigar a Rusia por su supuesto papel en el ciberataque contra el proveedor de programas informáticos SolarWinds y la interferencia en las elecciones presidenciales de 2020, así como por haber ofrecido presuntamente recompensas a los insurgentes en Afganistán por asesinar a militares norteamericanos, acusaciones todas que Rusia rechaza categóricamente.

En respuesta, Rusia expulsó a 10 empleados de la legación estadounidense en Moscú, impuso sanciones a ocho altos cargos de EEUU y recomendó, en un caso sin precedentes en la práctica diplomática, que el embajador John Sullivan viajara para consultas a Washington.

Tanto Antónov como Sullivan, junto con otros altos cargos de ambos países, participaron en la reunión ampliada que Putin y Biden celebraron el 16 de junio en la ciudad suiza de Ginebra. El regreso de los embajadores a sus puestos es el resultado más tangible de la primera cumbre ruso-estadounidense desde 2018.

(Sputnik)

Comentarios Facebook