velascuadrado.jpg

La madre Carmen Rendiles se convirtió este sábado en la tercera beata venezolana. Su proclamación fue hecha por parte del enviado del papa Francisco, el cardenal Ángelo Amato, en un acto celebrado en los espacios del estadio Universitario de Caracas.

 

La nueva beata fue fundadora de la Congregación de las Siervas de Jesús de Venezuela y destacó por una vida de servicio, especialmente, dedicada a la creación de centros educativos para atender a los niños, niñas y jóvenes de escasos recursos.

 

El milagro que la llevó a los altares fue la sanación de la médica Trinette Durán de Branger.

 

(LaIguana.TV) 

 

Comentarios Facebook