Unas cámaras de seguridad de un edificio residencial de la ciudad turca grabaron el momento en que una mujer, que salía del inmueble, se salvó de morir aplastada por un viejo sofá lanzado por uno de sus vecinos.

Un verdadero susto que pudo acabar en tragedia, pero que, afortunadamente, no conllevó que se tuvieran que lamentar daños personales.

Y todo por una malísima decisión del dueño del sofá, al que le dio «flojera» bajarlo por las escaleras y, por eso, lo tiró por la ventana.

«Ha tenido suerte de escapar, habría muerto. Por poco me convierto en un asesino», aseguró Mesut Duran en declaraciones que reproduce RT

(20Minutos)

Comentarios Facebook