Empresarios de Bolivia consideran «positivo» el crecimiento de las exportaciones, arrastrado por los altos precios internacionales del oro y las oleaginosas. La Cámara de Exportadores pide al Gobierno nacional asumir medidas para mantener el crecimiento. 

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en lo que va del año las exportaciones de Bolivia aumentaron un 51,2%, fundamentalmente impulsadas por el comercio de oro y productos oleaginosos. Para Marcelo Olguín Ribera, gerente general de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (CANEB) esta cifra es «positiva» y se mostró esperanzado en que el crecimiento se pueda mantener en el tiempo. 

Según el INE, las exportaciones de enero a mayo de 2021 alcanzaron un valor de 3.994 millones de dólares. Son 1.347 millones de dólares más que lo registrado en el mismo período de 2020, cuando totalizó 2.647 millones de dólares, lo cual redunda en un incremento del 51,2%. 

«Como sector exportador vemos que este resultado es positivo, definitivamente. Estamos esperanzados en que pueda ser una recuperación sostenida. Este segundo punto es el que concentra toda nuestra preocupación», dijo Olguín Ribera a Sputnik. 

«Es importante tener este crecimiento del 51,2% en las exportaciones. Es un resultado que nos ha llenado de satisfacción, pero forma parte de un proceso de recuperación. El año pasado, abril y mayo fueron los meses más fuertes de caída de las exportaciones», recordó. 

Y detalló: «En 2020, la minería por ejemplo sufrió una caída del 45%. Pero a mayo de 2021, este sector se ha recuperado en un 125%. Es una buena cifra, que viene acompañada de un incremento importante de los precios internacionales». 

Para el gerente general de la CANEB, similar situación sucede en el caso de las oleaginosas: «Si bien el año pasado no tuvimos una caída tan importante en este sector, en 2021 sí hemos tenido una recuperación, pero también viene de la mano de un incremento de los precios internacionales». 

En este sentido, remarcó que en los dos rubros que impulsaron este crecimiento (minerales y oleaginosas), «el factor principal es netamente exógeno, dado el comportamiento de los precios internacionales». 

Por el momento, la onza troy de oro cuesta 1.779,80 dólares en el mercado internacional. 

La tonelada métrica de soja cotiza a 524 dólares en la ciudad de Rosario, Argentina. 

«Como país debemos evitar quedar al vaivén de los precios internacionales. Así podremos reducir el riesgo de quedar muy expuestos a los grandes movimientos de precios internacionales», dijo Olguín Ribera. 

El líder de la CANEB consideró que podrían trabajar junto al Gobierno «para reducir esa alta variabilidad, para encaminarnos en un proceso de recuperación sostenida. Que no tenga solamente efectos por la subida de los precios internacionales, sino por las medidas de estímulo a la producción y al crecimiento de las exportaciones». 

Reactivación pospandemia 

Para el gerente general, el crecimiento en el precio de los minerales viene aparejado de una reactivación económica que se da en algunas partes del mundo, donde comenzó el desconfinamiento luego de un año y medio atravesado por la pandemia de COVID-19. 

«Es un efecto rebote, si se quiere sistémico, que se ha dado principalmente en los minerales. China, con varias economías emergentes y en desarrollo, ha aumentado sus demandas de productos», indicó. 

Y comentó que «también el estímulo económico que dio Estados Unidos [para enfrentar el estancamiento producido por la pandemia] ayudó a la recuperación en el precio de los minerales». 

En cuanto a los precios altos de los productos agrícolas, «el crecimiento se ha dado un poco antes que en el caso de los minerales. Se ha dado principalmente por la recuperación de la demanda en China», dijo Olguín Ribera, quien es licenciado en Economía. 

Recordó que el país asiático «tuvo un evento crítico, que es la fiebre porcina africana. Por ello tuvieron que sacrificar a buena parte de su hato ganadero porcino. Ahora se están recuperando de ese evento, con lo cual han aumentado su demanda de alimentación de proteína vegetal». 

Paralelamente, «en la región hemos tenido algunos efectos negativos de La Niña, que han hecho que la producción, principalmente en EEUU, no sea tan buena como en otras gestiones», dijo Olguín Ribera. Estos factores motivaron la suba en los precios de las oleaginosas, explicó. 

India, el nuevo socio comercial 

El líder de la CANEB contó que, históricamente, los principales socios comerciales de Bolivia fueron Argentina y Brasil, por las exportaciones de gas a estos países. «Sin embargo, después de muchas gestiones comienza a aparecer India como principal socio comercial», dijo. 

Detalló que entre enero y mayo de 2021, India «es el principal destino de nuestras exportaciones, con 518 millones de dólares«. 

Olguín Ribera comentó que, de esa cifra, «más del 95% corresponden a oro en sus formas brutas, en lingotes de oro». 

No obstante, «exportar oro, en sus formas brutas, no supone una generación importante de ingresos para el país. No es un rubro que esté conectado en un entretejido de relaciones con otros sectores de la economía». 

Y agregó: «No genera valor agregado, porque la transformación del oro en lingotes no requiere mucho valor agregado. Es algo a tomar en cuenta». 

Expectativas de caída 

En la Cámara de Exportadores alertaron que «los precios internacionales que han acompañado esta recuperación ya tienen perspectivas de reducción en este 2021 y 2022«. 

Según Olguín Ribera, «nuestro interés está en sentarnos con el Gobierno para definir medidas que permitan reducir el impacto de este ciclo de precios internacionales sobre las exportaciones y —fundamentalmente— sobre las reservas internacionales». 

Subrayó que en la CANEB desean «utilizar al sector exportador como fuente de atracción de reservas internacionales, de divisas que necesita el país en estos momentos». Para ello, propuso al Gobierno nacional impulsar medidas, algunas de las cuales ya presentan cierto grado de avance. 

La principal está referida a la «desburocratización de trámites». Olguín Ribera contó que existe un proyecto, denominado Ventanilla Única de Comercio Exterior, impulsado por el Gobierno en cooperación con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). 

«De una vez habría que implementar este mecanismo, que va a reducir fuertemente los tiempos de exportación, también va a reducir costos, va a agilizar las operaciones de exportación», dijo el gerente general. De esta manera, las exportaciones serían más competitivas y accesibles a nuevos mercados. 

Otra medida se vincula con la logística en las fronteras. Sostuvo que el Gobierno trabaja en montar un Centro de Inspección Simultánea, que «va a permitir acelerar operaciones de exportaciones con la participación de distintas agencias de inspección, verificación y control de las exportaciones, para que todas estén en un mismo recinto y actúen de manera simultánea». De esta forma, se espera terminar con controles a cada paso que retrasan el procedimiento. 

(Sputnik) 

Comentarios Facebook