Una vez instalada la Convención Constituyente hace dos días, este miércoles el organismo que redactará la nueva Constitución de Chile logró iniciar su primera sesión, después intentarlo sin éxito el lunes y el martes.

Elisa Loncón, inauguró la sesión plenaria de la Convención Constituyente en Santiago de Chile, tras superar problemas técnicos y administrativos.

La máxima autoridad comenzó saludando en todas las lenguas de los pueblos indígenas representados en esta convención.

«El lunes no pudimos juntarnos, pero hemos trabajado arduamente para poder empezar hoy. Damos inicio a la primera sesión formal, con unas bases establecidas», sentenció la presidenta del órgano, la académica indígena Elisa Loncón, en idioma mapudungún y en español.

A la vez que daba comienzo al evento afirmó que «no hemos sido bien recepcionados, los convencionales hemos sido vulnerados en lo más básico que es la cuestión de la salud» haciendo referencia a la falta de apoyo mostrada por el gobierno para el funcionamiento efectivo de la asamblea.

Los 155 constituyentes pudieron reunirse, por primera vez después de la ceremonia inaugural, este miércoles en el interior del antiguo Congreso Nacional de la capital para dar comienzo a la redacción del nuevo texto, solo después de que se confirmara el cumplimiento de las condiciones de aforo y de los protocolos sanitarios.

El vicepresidente de esta instancia, Jaime Bassa, declaró también que «el trabajo de preparación no existía y lo hemos levantado prácticamente en 24 horas».

«Eso es mérito de la presidenta y de la Universidad de Chile, de nuestros constituyentes, y de integrantes del Colegio Médico que se han puesto a servicio de la Constituyente», sostuvo.

El lunes, día para el que estaba programada la primera sesión, los constituyentes tuvieron que abandonar el recinto por fallas técnicas y sanitarias, como la falta de espacio para evitar la propagación del covid-19 o la nula conectividad en las salas.

Como resultado de esta situación no se pudo concretar una de las promesas que se habían realizado que era tomar posición públicamente sobre el tema de los presos políticos resultado de las protestas en Chile.

Si bien el primer tema de la tabla es ampliar los cargos de la mesa a siete, lo que varios convencionales consideran un exceso, la prioridad para los representantes de la «Lista del Pueblo» era que la eventual petición de amnistía a los llamados «presos de la revuelta» no se dejara para este jueves, como terminó estipulado.

Un evento que sí tuvo especial repercusión fue la introducción por parte de los diputados de la Democracia Cristiana (DC) de un requerimiento al ente de control por «eventuales irregularidades» en el contrato de 450 millones de pesos con la empresa Street Machine Corp.

La empresa era la encargada de organizar la primera jornada de la Convención.

La solicitud a la Contraloría General de la República (CGR) de una auditoría constaba que además de la acción fiscalizadora, estaba pidiendo que el Gobierno respondiera públicamente, porque «se puso en riesgo una labor esencial como la que debe llevar a cabo la Convención Constitucional; y la ley es clara: la responsabilidad la tiene Gobierno», enfatizó el subjefe de la bancada de la DC, Gabriel Silber.

El proceso constituyente en el que está inmerso Chile se generó tras un acuerdo entre los partidos políticos que buscaban dar una salida a la grave ola de protestas que estalló a fines de 2019 y que dejó una treintena de muertos y miles de heridos, además de episodios de violencia extrema.

(teleSUR)

Comentarios Facebook