El presidente de Haití, Jovenel Moïse, recibió doce impactos de bala durante el ataque que acabó con su vida el miércoles, según afirmó el juez de paz encargado del informe forense.

El juez Carl Henry Destin dijo al diario “Le Nouvelliste” que el cadáver de Moïse tenía doce orificios realizados con armas de gran calibre y también de 9 milímetros.

Lo encontramos acostado boca arriba, pantalón azul, camisa blanca manchada de sangre, boca abierta, ojo izquierdo perforado. Vimos un agujero de bala en la frente, uno en cada pezón, tres en la cadera, uno en el abdomen“, relató el juez de paz.

El responsable de levantar el cuerpo dijo que aparte de Moïse, la única persona que resultó herida fue su mujer Martine, que está hospitalizada en Miami, Estados Unidos.

La hija de la pareja estaba en la misma estancia que sus padres en el momento del ataque, pero consiguió esconderse en la habitación de su hermano, que también resultó ileso.

Autoridades haitianas informaron el miércoles de que los dos hijos de Moise se encontraban en lugares seguros, pero no habían aclarado su estado de salud.

El juez de paz también aseguró que el escritorio y la habitación de Moïse fueron “saqueados” por los asaltantes, que irrumpieron en la residencia del mandatario fuertemente armados en la madrugada del miércoles.

Horas después, la Policía haitiana anunció que cuatro supuestos asesinos fueron abatidos durante un tiroteo y otros dos fueron detenidos, en un operativo llevado a cabo cerca de la residencia de Moïse.

Según la versión de las autoridades, los miembros del comando que atacó al jefe de Estado son extranjeros de habla inglesa y española, pero no han confirmado sus nacionalidades ni sus identidades.

(EFE)

Comentarios Facebook