Mathias Pierre, ministro encargado de Elecciones del Gobierno de Haití, aseguró este viernes que el presidente Jovenel Moïse, quien fue asesinado la madrugada del miércoles en su residencia privada, fue sometido a torturas antes de ser ejecutado.

«El presidente fue asesinado. Antes del asesinato fue torturado y las pruebas son que le partieron un brazo y le partieron un pie. Luego recibió el impacto de 12 balas», dijo el funcionario en una entrevista concedida a la emisora colombiana W Radio.

Para el titular del Ministerio de Elecciones, «eran muchos en Haití los que buscaban la renuncia del presidente». Desde su punto de vista, para una porción de los haitianos, «se había convertido en una obsesión que el presidente se fuera», aunque, alegó, las acciones de Moïse eran «bastante claras» y no apuntaban hacia una prolongación de su mandato.

En su intercambio con W Radio destacó que pese a lo anterior, había un grupo que «tenía miedo» porque el mandatario se había propuesto durante los últimos meses «combatir la corrupción al más alto nivel» y sostuvo, asimismo, que para el Gobierno de Haití, «es claro» que el presidente tenía «muchos enemigos y que esos enemigos buscaban eliminarlo».

En la mira del Ejecutivo estarían los grupos que controlan la energía, los bancos y la construcción. El pasado mes de febrero, el mandatario denunció al diario El País que un grupo de familias y empresarios «que controlan los principales recursos del país» fraguaban un golpe de Estado y acusó directamente a las familias de manejan el sector eléctrico de querer «matarlo».

Entonces, Moïse señaló que los miembros de esta élite «siempre han puesto y quitado presidentes y utilizan la calle para crear desestabilización», mientras que en la capital haitiana se sucedían disturbios y grupos violentos aterrorizaban a la población.

«Cuando usted ve a una persona con los pies descalzos y un arma de miles de dólares en la mano, entiende que trabajan para grupos delictivos. Hay un nuevo jefe de la policía y un plan concreto desde noviembre. Pero desde mi llegada al poder estamos persiguiendo a bandas y poderosos narcotraficantes, que actúan como si el país les perteneciera. Luchamos contra todo un negocio de armas en el país», detalló.

¿Contrataron las élites haitianas a mercenarios para asesinar a Moïse? Esto dice el Gobierno

Pierre, devenido en vocero gubernamental para asuntos relacionados con el magnicidio, dijo a W Radio que los factores de la élite habrían contratado a los mercenarios colombianos que formaron parte del grupo que ejecutó el asesinato.

En ese orden, refirió que se maneja la hipótesis de que los atacantes actuaron con la complicidad de «la oligarquía corrupta» a la que Moïse acusó de fraguar planes para asesinarlo y a la que él mismo vincula con el magnicidio, pues apunta a que la preparación de un operativo con esas características requirió el desembolso de una gran suma de dinero.

De acuerdo con información aportada por el director de la Policía Nacional de Haití, las autoridades determinaron que en la operación participaron 28 personas «muy bien equipadas», 26 de nacionalidad colombiana y dos de nacionalidad estadounidense aunque de origen haitiano.

Mathias Pierre relató que de los 26 colombianos, tres fueron dados de baja en enfrentamientos con la policía; 15 colombianos fueron detenidos y presentados ante la prensa en el marco de la divulgación de los avances de la investigación, y ocho personas más están siendo buscadas por su presunta participación en el magnicidio.

También comentó que ya se estableció la identidad de todos los mercenarios capturados y que estos tienen en común que ingresaron al país en grupos pequeños procedentes de República Dominicana, presumiblemente con la complicidad de «personas con mucho dinero» que no solamente les ayudaron a llegar, sino que durante un mes corrieron con los costes de alojamiento y manutención en uno de los barrios más lujosos de todo el país, el mismo en el que vivía el presidente.

¿Los miembros de la guardia presidencial cooperaron con los mercenarios?

Aunque la Policía Nacional no ha divulgado un reporte oficial del magnicidio, se sabe que el asalto dejó dos víctimas: el presidente Jovenel Moïse, que fue asesinado y la primera dama Martine Moïse, que resultó herida y está siendo atendida en un centro médico de los Estados Unidos.

Pierre se negó a ofrecer más detalles, pero indicó que los atacantes conocían la vivienda del presidente y tuvieron cómplices que les permitieron llegar sin interferencias hacia sus habitaciones privadas, circunstancia que les permitió acabar con su vida con relativa facilidad.

«No puede decir si hubo o no miembros del equipo de seguridad de Moïse implicados en el crimen», aseveró, si bien reconoció que hay circunstancias que «resultan llamativas para las autoridades»: no hubo intercambio de disparos ni violencia entre el equipo de seguridad del presidente y los mercenarios, y los mercenarios secuestraron a tres miembros del equipo de seguridad justo después de la operación, pero fueron liberados casi de inmediato.

En todo caso, el representante gubernamental subrayó que se adelanta «una investigación muy seria» y que «los culpables serán llevados ante la justicia».

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook