La humedad genera un cambio brusco en la temperatura corporal, algo que puede ocasionar dolores de cabeza y un aumento de la tensión muscular en el cuello. Envolverlo en una toalla puede incluso agravar el problema, y es que el tejido retiene la humedad por más tiempo.

Irse a dormir con el pelo mojado también puede hacer que aparezca caspa, pues el hongo Malassezia —que habita en nuestro cuero cabelludo y es la causa más común de este trastorno— comienza a reproducirse con mayor rapidez en condiciones de humedad.

Esta mala costumbre también reseca y debilita nuestro cabello, y además reduce su elasticidad. El pelo absorbe grandes cantidades de agua y «se hincha o se sobrehidrata», mientras que «la cutícula se dilata y deja los poros abiertos. Esto hace que sea más frágil frente a cualquier agente externo perjudicial», explica el tricólogo David Saceda al portal Telva. También altera el pH, por lo que tu cuero cabelludo puede volverse grasiento.

Finalmente, los cambios de temperatura corporal pueden desencadenar alergias y resfriados, pues debilitan nuestro sistema inmunitario. Si bien cualquier patógeno tiene un período de incubación, irse a dormir con el cabello mojado acelera la aparición de los síntomas.

Pero, ¿qué puedes hacer para evitar los efectos negativos de irte a la cama sin secarte el cabello? Los expertos en salud capilar te recomiendan:

-Escurrirte el pelo antes de salir de la ducha.

-Frotarlo suavemente con una toalla de algodón.

-Desenredarlo con un peine de dientes anchos.

Y si has optado por el secador, lo mejor será usarlo a temperatura media, porque a altas temperaturas, el agua dentro del tallo piloso puede hervir y crear burbujas que lo rompan.

(Sputnik)

Comentarios Facebook