Los organizadores de los JJOO de Tokio parecen haber escogido una manera bastante inocente de impedir que los atletas tengan relaciones sexuales en medio de la pandemia. Instalarán en sus habitaciones camas de cartón que solo aguantan 200 kilos, como si el sexo solo se practicase en la cama. 

Un total de 18.000 camas ecológicas y reciclables se repartirán en las 3.800 habitaciones donde se alojarán los participantes del importante evento deportivo. 

«Estas camas pueden aguantar hasta 200 kilos», explicó el director general de la Villa Olímpica, Takashi Kitajima, en una rueda de prensa. Al mismo tiempo, subrayó que «se romperán si saltas sobre ellas». 

Si bien los anfitriones no comentan si las insólitas camas realmente tienen que ver con la seguridad sanitaria, también optaron por romper la tradición de repartir preservativos entre los atletas. A modo de comparación, en los JJOO de Río se repartieron 450.000 condones, unos 42 por cada deportista. En cuanto a los participantes de las Olimpíadas de Japón, solo los recibirán a su marcha, como una especie de recuerdo. 

«El objetivo no es que los usen en la Villa Olímpica, sino que pediremos a los atletas que se los lleven de vuelta a sus países de origen para ayudar a concienciar sobre las enfermedades de transmisión sexual y su erradicación», señaló Kitajima. 

Si bien los deportistas podrán tomar alcohol, solo se les permitirá consumirlo a solas, en espacios privados o interiores. También «se pedirá a los atletas comer y beber solos«, agregó. 

El 17 de julio ya se detectó el primer caso de contagio en la Villa Olímpica. Los JJOO de Tokio debían celebrarse en 2020, pero se pospusieron un año por la pandemia. Ahora tendrán lugar del 23 de julio al 8 de agosto. Casi la totalidad de las competiciones se realizará sin público debido al aumento de los casos de coronavirus que se ha registrado en la capital japonesa a escasos días del evento. 

(Sputnik) 

Imagen

Imagen

Comentarios Facebook