La segunda fase del plan de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de rastreo de la procedencia del coronavirus se hace eco con la «teoría de la filtración del laboratorio», promovida por EEUU, y es producto de unas manipulaciones políticas, declaró el portavoz de la Cancillería china, Zhao Lijian, en una sesión informativa. 

El vicedirector de la Comisión Nacional de Salud, Zeng Yixin, declaró el jueves 22 que Pekín califica las formulaciones que usa la OMS en la segunda fase del plan de investigaciones del origen del virus como irrespetuosas para la ciencia y no lo seguirá. 

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo este mismo día que a Estados Unidos le ha decepcionado la negativa de China de participar en la segunda fase de la investigación organizada por la OMS. 

«El plan en cuestión se hace eco con la ‘teoría de la fuga del laboratorio’, de lo que gritan EEUU y algunos otros países, si añadimos a eso la falta de la transparencia del proceso de su preparación, no podemos menos que sospechar que ese plan es producto de unas manipulaciones políticas», señaló Zhao Lijian. 

El diplomático subrayó que China siempre ha atribuido mucha importancia al estudio del origen del coronavirus y proseguirá las investigaciones por cuenta propia. 

«Esperamos que la OMS, al atenerse firmemente al enfoque científico, profesional y objetivo, cooperará con la comunidad internacional para garantizar una investigación seria de la procedencia del virus, oponerse juntos a la politización de este asunto y mantener con esfuerzos mancomunados un clima favorable en la cooperación antiepidemiológica global», agregó. 

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo antes que se planea efectuar la auditoría de los laboratorios y centros de investigación situados en el área de los primeros contagios del COVID-19 sucedidos en diciembre de 2019. 

También informó que los países miembros de la OMS recibieron la carta en que se exponen los cinco pasos que planea dar la OMS para averiguar el origen del virus: 

Primero, efectuar el examen integral de las personas y los animales salvajes, domésticos y mantenidos en granjas, así como del entorno.  

Segundo, explorar las zonas geográficas donde se detectó antes que en otras el SARS-CoV-2 y las áreas limítrofes, donde se descubrieron otros coronavirus vinculados con el SARS. 

Tercero, examinar a los animales en Wuhan y sus alrededores, incluido el mercado mayorista de Huanan.  

Cuarto, efectuar investigaciones adicionales de epidemiología, incluida la molecular.  

Quinto, llevar a cabo la auditoría de los laboratorios y los centros de investigación situados en el área de los primeros contagios del COVID-19 detectados en diciembre de 2019. 

La OMS publicó en marzo pasado la versión plena del informe de un grupo internacional de expertos sobre su visita a Wuhan, en que ellos calificaron como «extremadamente improbable» la filtración del coronavirus de un laboratorio, al mismo tiempo señalaron que es mucha la probabilidad de que el coronavirus se haya transmitido de los murciélagos a seres humanos a través de algún animal. 

La misión de la OMS calificó como probable la versión de procedencia del virus de los alimentos enfriados. 

(Sputnik)

Comentarios Facebook