Los efectos del tifón se sintieron en Shanghai, la mayor ciudad china, con fuertes ráfagas de viento y lluvias constantes.

El este de China amaneció este domingo en máxima alerta debido a la llegada del tifón In-fa, obligando a la evacuación de más de 100.00 personas y ordenando la suspensión de vuelos y la actividad comercial en la región.

La Agencia Meteorológica de China indicó que In-Fa azota las costas del este del país con fuertes vientos en la región de Zhousan, provincia de Zhejiang.

Los efectos del tifón se sintieron la mañana del domingo en Shanghai, la mayor ciudad china, con fuertes ráfagas de viento y lluvias constantes.

Los vuelos cancelados en los dos aeropuertos internacionales de la ciudad, así como decenas de trenes, mientras la actividad portuaria de Shanghai y Ningbo, dos de las mayores terminales marítimas del mundo, también cerraron.

De acuerdo a la agencia meteorológica, el tifón azotó la ciudad de Shanghai tras pasar por la provincia de Henan, donde las lluvias de la última semana dejaron un saldo de 56 muertos.

Según un comunicado de la agencia, el tifón In-fa reúne características particularmente devastadoras con una zona de influencia de 1.500 kilómetros de este a oeste y una extensión de alrededor de 1.200 kilómetros de norte a sur.

Ante estas características, las autoridades elevaron la alerta de amarillo a ámbar, el segundo grado más alto, y recomendado a los habitantes de las provincias de Jiangsu y Zhejiang y Shanghai que mantengan la vigilancia debido a los vientos y las precipitaciones.

China ha sufrido este año inundaciones históricas y una de las más severas temporadas de tifones, pero los torrenciales aguaceros de la semana pasada en Henan despertaron preguntas sobre cómo preparar mejor a las ciudades para enfrentar fenómenos climáticos como estos, que los expertos atribuyen al cambio climático.

(teleSUR)

Comentarios Facebook