Este martes 27 de julio, el filósofo, comunicador y analista político Miguel Ángel Pirela disertó en la edición 351 de su programa Desde Donde Sea en torno a las más recientes actuaciones del gobierno del presidente Iván Duque, que para desviar la atención de las terribles situaciones internas, acusa a Venezuela de cooperar con miembros del Frente 33 de las FARC de atentar contra la vida del gobernante.  
 
Colombia acusa a Venezuela de albergar a responsables de atentado contra Duque
 
Para comenzar la disertación, refirió que el director de la Policía Nacional de Colombia, Jorge Luis Vargas, afirmó este lunes que alias «Jhon Mechas», presunto autor del atentado contra el presidente Iván Duque, está resguardado en el estado Zulia.
 
Aún así, el disidente del extinto Frente 33 de las FARC, cuyo nombre real es Javier Alonso Velosa García, será buscado en 190 países, pues la circular de Interpol en su contra se cambió de azul a roja, según publicó la agencia de noticias EFE.
 
De otra parte, destacó que la Policía de Colombia también ofreció una recompensa de 600 millones de pesos por información que conduzca a la captura de alias «Jhon Mechas».
 
El disidente de 41 años de edad, asegura una reseña de Caracol Radio consultada como parte de la investigación del programa, ingresó a las milicias populares en 1996 y 15 años después se convertiría en uno de los principales cabecillas de las FARC, a cargo de la Compañía de Milicias Resistencia Catatumbo.
 
Según las pesquisas, fue un capitán pensionado del ejército colombiano quien diseñó y ejecutó el atentado del 25 de junio contra el helicóptero del presidente Iván Duque en la ciudad de Cúcuta, así como el ataque con carro bomba contra una brigada del Ejército, perpetrado 10 días antes y por el cual ya han sido detenidos 10 disidentes de las FARC.
 
En opinión de Pérez Pirela, estos atentados nunca ocurrieron, sino que se trata de nuevos falsos positivos promovidos desde el Ejecutivo del vecino país. Resalta, en esa dirección, que las autoridades no se refirieron a los vínculos que llevaron al capitán retirado del Ejército con las disidencias de las FARC o alguna evidencia de su vinculación con Venezuela.
 
¿intenta Colombia desviar la atención con esta acusación contra Venezuela?
 
En el mismo orden, el presidente Nicolás Maduro indicó que el gobierno colombiano desvía la atención de la crisis social que vive la nación neogranadina con el montaje de falsos positivos.
 
El analista recordó que durante una entrevista ofrecida a teleSUR, el Jefe de Estado venezolano apuntó que las declaraciones hechas contra Venezuela buscan marginar del ojo público las manifestaciones que el pueblo colombiano ha desencadenado contra Duque.
 
Específicamente, Maduro respondió al ministro de Defensa, Diego Molano: «si lo que quieren es buscar a los paramilitares, que los busquen en su propio país».
 
Empero, desde Bogotá hacen la misma denuncia: Iván Duque está armando temas que quiten la lupa de los complejos escenarios internos. Así, el analista político Hernando Calvo Ospina opinó para RT que es Venezuela quien recibe los impactos de la violencia y la decadencia de la vida en Colombia. 
 
En opinión de este Calvo Ospina, explicó Pérez Pirela, Duque está echando sobre sus vecinos, específicamente sobre Venezuela, todo lo que no puede resolver como presidente y, además, que Estados Unidos le ordenó hacer la petición de declarar a Venezuela como país promotor del terrorismo.
 
Detalles de esta información pueden leerse en el artículo: «Descaro: Colombia ahora pide a EEUU que declare a Venezuela como país promotor del terrorismo», publicado en el portal de LaIguana.TV.
 
A este respecto, comentó que este lunes durante el III Seminario Internacional de Análisis y Prevención del Terrorismo Urbano, en Bogotá, Duque pidió a Estados Unidos la declaración contra Venezuela, porque supuestamente los atentados se fraguaron en territorio venezolano, siguiendo la línea de su ministro.
 
El analista criollo considera que estas declaraciones, además de irresponsables, son ridículas y en realidad, lo que sucede es que a las protestas antigubernamentales, las masacres, las violaciones masivas a los derechos humanos y el descontrol de la pandemia, se suma una grave crisis económica, particularmente en lo que respecta al incremento en el valor del dólar. 
 
E dólar superó la barrera de los 3.900 pesos colombianos por cada unidad y se ubicó en 3.904,13 pesos por cada dólar, precio que regirá en el mercado local y que es el mayor de esa divisa en lo que va del año, reseña LaIguana.TV en el trabajo: «Colombia: se disparó el dólar», que Pérez Pirela comentó extensamente.
 
En tal sentido, explicó que los movimientos recientes de la tasa de cambio se dan por dos razones, según Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria, citado por Data IFX.
 
La primera es una aversión al riesgo relativamente generalizada en la región  por el incremento de casos de COVID-19; como segunda razón, válida específicamente para Colombia, es que algunos inversionistas internacionales creen que el Banco de la República se va a demorar más que el resto de la región en subir sus tasas de interés y normalizar así su política monetaria.
 
A modo de contexto, puntualizó que en lo que va del año, el dólar ha subido más de 400 pesos colombianos y está a 249 unidades de alcanzar el máximo histórico, que se registró el 20 de marzo de 2020 y que fue de 4.153,91 pesos por cada dólar.
 
¿Cuáles son las verdaderas intenciones de Estados Unidos tras esta declaración?
 
El gobierno colombiano se ha convertido en una punta de lanza de las políticas de injerencia de Washington en América Latina, bajo la aparente la lucha por «la libertad y la democracia» y el combate al narcotráfico. 
 
El analista venezolano resaltó que la observancia absoluta de Colombia de los dictámenes de Washington está empezando a tener consecuencias para el pueblo colombiano, porque esta obediencia está conduciendo al país a la quiebra y lo ha transformado en un Estado forajido. 
 
Para Gonzalo Armúa, secretario continental de ALBA movimientos, la dependencia de las élites colombianas con el gobierno estadounidense es incluso ideológica, puesto que han permanecido en el poder sustentadas en un discurso anticomunista, prooccidental y contra las drogas, banderas enarboladas por Estados Unidos para controlar territorios en todo el mundo.
 
En entrevista exclusiva para LaIguana.TV, este líder social calificó a Colombia de «modelo ejemplificador» en la región del Pacífico de América del Sur, así como de constitución de un Estado exportador de un modelo represor.   
 
En la práctica, apunta Armúa, el país se ha convertido en una cantera de exportación de mercenarios hacia otras naciones, como sucediera en el caso del magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moïse y en distintas operaciones insurreccionales realizadas en Venezuela.
 
Paralelamente, sus élites, incluido Duque, mantienen estrecho contacto con el ala más guerrerista de la política estadounidense, sin considerar las consecuencias internas que podría acarrearles esta posición. 
 
Pérez Pirela recordó que la estrecha colaboración en el ámbito militar de Bogotá con la Casa Blanca comenzó en 2000 con la activación del Plan Colombia y en el presente, se mantiene más viva que nunca, como lo demuestran las recientes visitas del almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur y de William Joseph Burns, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).
 
Entrevistado a inicios de julio, aunque lo veía poco probable, dada la compleja situación interna, el líder social no descartaba que Duque diseñara una operación de bandera falsa para inculpar a Venezuela por el atentado del que habría sido víctima.
 
Sin embargo, las previsiones de Armúa se quedaron cortas y el pasado 22 de julio, el ministro de Defensa colombiano, Diego Molano, acusó a Caracas de cooperar con una de las disidencias de las FARC, aparentes perpetradores del asalto.
 
El analista enfatizó que aunque resultara un lugar común, Colombia se había convertido «en la reina de los falsos positivos» y erigido en «paradigma de las ‘fake news'».  
 
Colombia es la reina de los falsos positivos
 
Por ello, trajo a colación las declaraciones que ofreciera el presidente Nicolás Maduro, quien en una entrevista concedida a teleSUR explicó quién es Iván Duque, y cómo se presta en tanto Jefe de Estado para acatar las órdenes de Estados Unidos. Así, los falsos positivos, como el de la supuesta protección de los atacantes en el estado Zulia, estarían a la orden del día cuando de Duque se trata.
 
De otra parte, señaló que mientras Duque solicitaba a Estados Unidos más sanciones contra Venezuela, la cancillera Martha Lucía Ramírez sostenía una reunión con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en la que hablaron de «defender la democracia» en la región.
 
A pesar de la cercanía de los dos gobiernos, la inclusión de un país en este cuestionable listado, del que en la actualidad forman parte Siria, Cuba, Irán y Corea del Norte, ha de superar varios escollos dentro de la burocracia estadounidense.
 
En este punto, refirió que el diario colombiano El Tiempo destaca que se trata de «procesos largos» en los que suelen influir los intereses políticos del inquilino de la Casa Blanca.
 
«Ojalá esta política de sumisión, esta política de arrastrarse algún día cambie, por la dignidad del pueblo colombiano», reflexionó el analista. 
 
De acuerdo con esta fuente, si bien las autoridades estadounidenses han acusado previamente a Caracas de refugiar e incluso cooperar con grupos calificados por ellas como «terroristas», no han dado el siguiente paso, agregó.
 
El mandatario de Venezuela también se refirió en su conversación con teleSUR reconoció que poco más de medio millón de venezolanos descendientes de colombianos se marchó al vecino país, donde fueron tratados con criterios xenófobos, aún en medio de la pandemia, lo que contrasta con el trato que han recibido los casi seis millones de colombianos han recibido en Venezuela. 
 
El filósofo precisó que una de las razones que podría tener peso para mantener a Venezuela fuera de la lista de países terroristas, es que Washington tendría que considerar más sanciones contra naciones que tienen relaciones importantes con el gobierno venezolano, como China o Rusia.
 
Al respecto, indicó que El Tiempo refiere que «la administración de Joe Biden está tratando de revivir las negociaciones para una salida democrática de la crisis de Venezuela y fuentes indican que estarían muy cerca de hacer anuncios importantes. Designar a Venezuela como un Estado promotor del terrorismo podría hundir esas aproximaciones».
 
En su opinión, además se persigue boicotear las megaelecciones regionales y municipales, mecanismo democrático indispensable para destrabar la conflictividad política en Venezuela.
 
Advirtió, asimismo, que lo anterior no debería interpretarse como que la solicitud del gobernante de Colombia carece de peso o será ignorada sin más, particularmente por la naturaleza de la acusación.
 
La R2P, trasfondo real de las acusaciones de Colombia contra Venezuela
 
En este punto de la transmisión, el comunicador estimó pertinente explicar en qué consiste el mecanismo R2P, pues todas las acusaciones contra Venezuela tienen este trasfondo. 
 
Por ello, destacó que el proceder de Colombia abona el terreno para promover internacionalmente que en Venezuela supuestamente ocurren violaciones masivas a los derechos humanos y que no existe Estado de derecho, razón por la cual es necesaria una «intervención humanitaria», mecanismo de injerencia que se conoce con el nombre de «Responsabilidad de Proteger» (R2P, por sus siglas en inglés).
 
Para profundizar sobre el concepto, recuperó las declaraciones de la abogada constitucionalista Ana Cristina Bracho a LaIguana.TV, en las que puntualizó que el R2P es un concepto altamente cuestionado, pues además de socavar la soberanía, las veces que ha sido aplicado nunca se ha cumplido el principio de reconstrucción.
 
Bracho destacó que la R2P rompe el principio según el cual el Estado tiene la capacidad de autodeterminarse, de autocorregirse y de proveer mecanismos para garantizar los derechos de sus ciudadanos y sus ciudadanas.
 
Particularmente, subrayó, se aplica en países del Sur del mundo y con intereses petroleros, puesto que en los demás casos en que ha sido solicitado, no ha procedido.
 
Antes de comprometerse a dialogar con el gobierno del presidente Nicolás Maduro, el ala extremista de la oposición, cercana al gobierno de Iván Duque y amparada por Washington, insistió reiteradamente en la aplicación de este mecanismo.
 
No se trató solamente de un discurso vacío. Este grupo ha adelantado acciones concretas al respecto, que incluyen denuncias ante la Corte Penal Internacional por supuestos delitos de lesa humanidad y la construcción de una matriz de opinión según la cual Venezuela padece una crisis humanitaria. 
 
¿Existen condiciones para que se aplique la R2P en Venezuela?
 
Siguiendo con la entrevista concedida por Bracho al periodista Clodovaldo Hernández, explicó que el proceso contra Venezuela empezó en 2018, con el relato de la crisis de refugiados, los informes de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y los reclamos de los países receptores, aunados al posicionamiento de la noción de crisis humanitaria.
 
Hasta ahora, esto no ha cuajado porque los escándalos sobre violaciones a los derechos humanos estallaron en Colombia, pero el proceso sigue en silencio, alertó el experto. 
 
Asimismo, la instrucción de este expediente en el que se pretende presentar a Venezuela como un Estado violador de los derechos humanos continuó en 2020 con la publicación de diversos informes, tanto por parte de la correspondiente oficina de la ONU, como de los así llamados «expertos independientes».
 
En opinión de esta experta, una ruta similar se siguió en Libia antes de anunciar que sería intervenida militarmente y de derrocar a su líder, Muamar al Gadafi. 
 
También las instancias regionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) o el Grupo de Lima, también juegan su papel en la preparación del terreno para la concreción de la así llamada intervención humanitaria de la República Bolivariana de Venezuela, pues estas se encargan de presentar al Estado denunciado como una amenaza para todo el mundo, no solamente para Estados Unidos.
 
Bracho indicó que en este camino que conduce a la aplicación de la R2P se hace uso de todos los recursos disponibles para legitimar ante la opinión pública la necesidad inevitable de intervenir, incluyendo el uso de actores y actrices de Hollywood, habitualmente percibidos como personas comprometidas con causas nobles.
 
Mientras tanto, dijo Pérez Pirela para finalizar, Venezuela es acosada por aire, mar y tierra por Estados Unidos, la Unión Europea y sus países aliados en la región, al tiempo que Colombia, donde se cometen toda suerte de desmanes, acusa impunemente a a Venezuela de ser responsable de las consecuencias que la propia ausencia de Estado y gobierno han generado. 
 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook